Un total de 1.344 madrileños han sido atendidos en Centro de Atención Integral al Cocainómano desde su puesta en marcha

El 1,4 por ciento de los ciudadanos de la Comunidad de Madrid de entre 15 y 64 años consume cocaína de forma habitual

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

Un total de 1.344 madrileños han sido atendidos en el Centro de Atención Integral al Cocainómano (CAIC), perteneciente a la red asistencial de la Agencia Antidroga y que ofrece tratamientos especializados a los pacientes cocainómanos que se enfrenten a especiales dificultades para su rehabilitación, desde su puesta en marcha en 2001.

Según informó hoy la Comunidad de Madrid, el perfil de los pacientes atendidos es el de un varón (91 por ciento), de 35 años de edad media, soltero (54,6 por ciento), que vive con sus padres (56,7 por ciento), de nivel socioeconómico medio (74,4 por ciento), con estudios básicos (76,8 por ciento) y sin incidencias legales (58 por ciento).

En cuanto a los patrones de consumo, el 90 por ciento de los pacientes tratados en el CAIC consumía cocaína a diario antes de su ingreso, y la dosis habitual era de entre uno y cinco gramos por día (49 por ciento de los pacientes), mientras que un 12 por ciento consumía más de 5 gramos de cocaína al día. Junto con la cocaína, los pacientes también consumían alcohol, en un 59 por ciento de los casos, y cánnabis, en un 32 por ciento.

El equipo multidisciplinar del centro, compuesto por médicos, personal de enfermería, psicólogos y educadores, entre otros profesionales, realiza terapias individuales con los pacientes y diversos talleres con el objetivo final de conseguir su rehabilitación y reinserción.

Además el CAIC lleva a cabo, en su área médica, el tratamiento de desintoxicación y los cuadros de abstinencia, realiza un control regular para prevenir las recaídas y pone en marcha estrategias de intervención sobre los factores de vulnerabilidad de los pacientes. En la faceta psicológica, se trabaja para mejorar la autoestima y el autocontrol de los pacientes, se potencian los estilos de vida saludables y se fomenta la implicación de la familia en el proceso terapéutico.

Para potenciar los recursos destinados al tratamiento de pacientes con adicción a la cocaína, la Agencia Antidroga amplió en 2007 el número de plazas de tratamiento del CAIC, que pasó de tener 25 plazas asistenciales a 45, casi el doble, gracias a la apertura del Centro de Día, dotado con 20 plazas, y que ofrece tratamiento ambulatorio.

El centro de día, que ha atendido a 229 personas desde su apertura hasta ahora, está destinado a los pacientes que ya han superado la hospitalización y les permite continuar el tratamiento intensivo al tiempo que vuelven a integrarse de forma progresiva en su vida habitual.

PRINCIPAL DROGA DE CONSUMO

La Comunidad de Madrid atendió durante el año 2008 en su red de centros asistenciales a 12.094 pacientes en tratamiento por adicción a la cocaína, consumida sola o junto a otras sustancias, lo que supuso el 58 por ciento de los 20.853 pacientes atendidos por problemas de drogodependencias.

La cocaína fue además el pasado año la sustancia ilegal que más motivó la atención de consumidores de drogas en las urgencias de los hospitales madrileños, con un 46 por ciento de casos, y una edad media de los pacientes de 34 años.

El 44 por ciento de las personas que reciben tratamiento por dependencia a la cocaína en centros de la Agencia Antidroga se inició en el consumo en su barrio y el 26 por ciento en lugares de ocio. La persona que facilitó la sustancia en el primer consumo o inicial fue, en la mayoría de casos (76 por ciento), un amigo, mientras que en el resto de casos fue la pareja.

Tras una subida paulatina en el consumo habitual de cocaína en la Comunidad de Madrid entre los años 2001 y 2005, en que pasó de un 0,6 por ciento de consumidores habituales a un 1,6 por ciento, recientemente se ha frenado esta tendencia.

Según la Encuesta Domiciliaria sobre Alcohol y Drogas de 2007, el 1,4 por ciento de los ciudadanos de la Comunidad de Madrid de entre 15 y 64 años consume cocaína de forma habitual (en los 30 días previos a la encuesta).