Una experta del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo dice que el problema de la ley actual "son las excepciones"

Las personas expuestas al humo del tabaco tienen hasta un 40% más riesgo de sufrir cáncer de pulmón CÓRDOBA/MADRID, 16 (EUROPA PRESS) La presidenta del 'VIII Congreso Nacional de Prevención y Tratamiento del Tabaquismo', Justa Redondo, aplaudió el anuncio realizado hoy por el ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, quien afirmó en Madrid que "no excluye" modificar la actual Ley Antitabaco en esta legislatura, de la cual dijo que ya existe un borrador. Redondo, quien hoy presentó en Córdoba los contenidos de este 'VIII Congreso Nacional', que se celebrará en la capital cordobesa a partir del próximo jueves, argumentó en declaraciones a Europa Press que el "problema" de la actual norma radica precisamente "en la excepciones a la prohibición que contempla para los espacios cerrados". Así, en opinión de la también miembro del Comité Nacional para la Prevención contra el Tabaquismo, "las barreras a base de filtros de aire" que han llevado a cabo algunos bares y restaurantes con una superficie superior a los 100 metros cuadrados "han resultado ser ineficaces". En cuanto a los establecimientos de menos de 100 metros cuadrados, en los que la opción de fumar está a la discrecionalidad de sus propietarios, aludió al "importante número de trabajadores que son fumadores involuntarios debido a su trabajo", motivos por los reclamó que en la pretendida modificación de la actual legislación "se recoja la prohibición de fumar en cualquier espacio cerrado". En este sentido, expuso las experiencias de otros países como Uruguay, "en el que se prohíbe fumar en todos los espacios cerrados", o Irlanda, "en el que el 90 por ciento de los pubs han prohibido que se fume en sus locales, pese a lo cual han seguido abriéndose nuevos pubs, con lo que el argumento económico de que pierden negocio noe s válido", declaró. Respecto a los contenidos de este congreso, Redondo destacó los más de 700 expertos en prevención de tabaquismo que acudirán a este congreso, en su mayoría especialista españoles, aunque también acudirán de EEUU, Francia, Inglaterra y Portugal, así como de instituciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS). ESTUDIO Por otra parte, el comité organizador de este VIII Congreso informó hoy en un comunicado que las personas expuestas al humo procedente de la combustión espontánea del cigarrillo tienen entre un 25 y un 40 por ciento más riesgo de sufrir enfermedades como cáncer de pulmón, enfisema y cardiopatía isquémica, que aquellas que no están expuestas con frecuencia al humo del tabaco, según un estudio elaborado por el Comité Nacional para la Prevención contra el Tabaquismo. Según este trabajo, el tabaco contiene mas de 5.000 sustancias, 400 de las cuales son tóxicas y mas de 60 cancerígenas. Por tanto, "puede afectar a todos los que se exponen al humo del tabaco aunque sea por el simple hecho de estar al lado de un fumador", agrega la nota. "Cada vez que alguien enciende un cigarrillo, comienzan a liberarse sustancias tan peligrosas como cianuro, amoniaco y monóxido de carbono, lo que significa que no sólo es el fumador el que los inhala, sino también cualquier persona de su entorno", añade. En este sentido, el humo que procede de la combustión espontánea del cigarrillo (corriente secundaria) es más nocivo que el humo exhalado por el fumador (corriente primaria), debido a que en la corriente secundaria hay mayores concentraciones de compuestos dañinos que en el humo inhalado por el propio fumador y luego liberado al ambiente, señaló el informe. De hecho, se ha descubierto que el monóxido de carbono, que tiene la particularidad de apropiarse del oxígeno de la sangre, puede ser de dos a quince veces más alto en el humo procedente de la corriente secundaria, que es, por otra parte, el más común en toda habitación o sala en la que se reúnen fumadores y no fumadores, destacó el informe. Respecto a las consecuencias del humo del tabaco en bebés y niños, se afirma que en sus primeros dos años de vida, los hijos de padres que fuman en casa tienen una tasa de enfermedades pulmonares como asma, bronquitis o neumonía, mucho más alta que los bebés cuyos padres no fuman. Los niños son "particularmente susceptibles" a los efectos del tabaquismo pasivo porque sus bronquios son mas pequeños y el sistema inmunitario esta inmaduro y menos desarrollado, subrayó. De ahí "que padezcan con mayor facilidad infecciones respiratorias y de oído cuando están expuestos al humo ambiental de tabaco", explica.