Una localidad china ordena a sus funcionarios que fumen para recaudar impuestos y luego se desdice

PEKÍN, 5 (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Débora Altit)

Las autoridades de una pequeña localidad del centro de China han provocado un importante revuelo con su decisión de ordenar a sus funcionarios que fumaran la marca de cigarrillos local, lo que les ha obligado a echar atrás este plan.

La idea de los gobernantes de Gongan, localidad situada en la provincia de Hubei, era engordar las arcas públicas e impulsar la producción local.

Para ello, lanzaron la orden, aplicable a todos los funcionarios y profesores de la ciudad, de fumar los cigarrillos de la marca autóctona, que tiene que luchar contra el tabaco de la provincia vecina de Henan.

La meta marcada era fumar 230.000 paquetes al año y para garantizar el cumplimiento del objetivo se estipuló que a los fumadores de otras marchas a los que se "cazara" de otras marcas o que no cumplieran con las cuotas deberían enfrentarse a multas de hasta cuatro millones de yuanes (unos 438.000 euros).

"La regulación impulsará la economía local por medio de las tasas sobre al tabaco", declaró el pasado fin de semana, cuando se hizo pública la noticia, uno de los miembros del equipo de supervisión de la industria tabacalera local.

La disposición, de hecho, ya había sido puesta en marcha en marzo, y el gobierno local vigilaba su aplicación enviando equipos de inspectores encargados de repasar las colillas de los ceniceros.

Lo que parecía un proyecto ganador, sin embargo, ha transcendido rápidamente y ha obligado a las autoridades de Gongan a poner el freno y retractarse públicamente.

El país asiático cuenta con 350 millones de fumadores y problemas graves a la hora de concienciar a la población sobre los riesgos del tabaco, al que se calcula que son adictos la mitad de sus médicos varones. Cada año mueren en China más de un millón de personas por problemas relacionados con esta adicción.

Sin embargo, la mayor fuente de ingresos del Gobierno chino son precisamente los impuestos que pesan sobre el tabaco. Según las estimaciones, el 10 por ciento de los ingresos nacionales provienen de la industria tabacalera.