Una mujer acusada de vender cocaína en Ciudad Real dice que lo hacía para financiar su propio consumo

CIUDAD REAL, 12 (EUROPA PRESS)

Antonia N. S., la mujer de Ciudad Real para la que solicitan nueve año y medio de cárcel, reconoció hoy que, entre los años 2005 y 2007, estuvo vendiendo cocaína en su domicilio, aunque dijo que sólo lo hacía a amigos y conocidos con el objetivo de financiar su propio consumo.

Esta mujer está acusada de formar parte de una trama de venta de cocaína, en la que también están encausadas otras cuatro personas, tres de ellos ciudadanos colombianos, para los que, en total, la Fiscalía pide 29 años de cárcel.

Antes de que se iniciara la primera sesión del juicio en la Audiencia Provincial de Ciudad Real, uno de los acusados, Jack Janson M.C., para el que se pedían seis años de cárcel, reconoció los hechos y se conformó con tres años y medio de prisión.

Antonia, por su lado, también señaló que Jack Janson, y los otros dos ciudadanos colombianos, una mujer, Fanny Elena V.I. y Charly M.C., para los que también se piden seis años de cárcel, eran los que le suministraban la droga.

La mujer negó que el hijo que vivía con ella, menor de edad cuando ocurrieron los hechos, conociera el negocio de su madre y vendiera también droga, aunque la fiscal hizo escuchar una grabación telefónica, en la que el joven, con motivo de un robo en la casa, hablaba con un amigo y le decía que sólo habían entrado a buscar directamente "eso".

También intentó averiguar en la conversación quién podría haber llevado a cabo el robo, dado que, según indicaba, la existencia de "eso", supuestamente la droga, sólo lo conocían pocas personas, entre ellas, el propio interlocutor.

Por su parte, Fanny Elena, que reconoció que cuando vino a España ejerció la prostitución, negó que vendiera droga a la mujer, e insistió que sólo le había vendido ropa, lencería y oro de un negocio legal que tenía.

Por su parte, el acusado que se conformó con su pena, a través de su abogado, relató a los medios que él sólo había vendido droga una temporada en la que Fanny Elena y Charly estaban en Colombia.

Por último, Antonia negó que su hijo consumiera la marihuana que le suministraba el último acusado, Jesús Javier L.M., para el que se pide un año y seis meses de cárcel, y que esta sustancia fuera consumida por su hijo, aunque señaló que tomaba infusiones de este producto por sus problemas reumáticos.