Uno de los responsables del mayor alijo de cocaína en Galicia reconoce su participación e implica a otros acusados

Dictan orden de busca y captura para el presunto cabecilla de la operación que llevó más de 6.000 kilos de droga a la costa gallega MADRID, 17 (EUROPA PRESS) Carlos Somoza, uno de los principales acusados de participar en una operación que llevó más de 6.000 kilos de cocaína a Galicia en el año 2003 a bordo del barco 'South Sea', reconoció hoy los hechos que se le imputan e involucró además a otros acusados en la operación, entre los que se encuentran Roberto Leiro y Manuel Mejuto, presuntos cabecillas de dos organizaciones de narcotraficantes. Hoy continuó en la Audiencia Nacional el juicio contra los 29 acusados de la denominada 'Operación Retro', que destapó un alijo de 283 fardos de cocaína con un peso bruto de 6.640 kilos y que llegó a la costa gallega a bordo de la embarcación 'South Sea'. El Ministerio Fiscal sostiene en su escrito de acusación que Carlos Somoza es el cabecilla de una organización dedicada a introducir droga en España a través de Galicia. Como consecuencia de su participación en la denominada 'Operación Retro', el fiscal pide para Somoza 20 años de prisión. En su declaración, el acusado reconoció su participación en esta operación y relató cómo contactó con una organización colombiana para el traslado de 2.000 kilos de cocaína hasta España. Además, involucró en la operación tanto a otras organizaciones lideradas por Roberto Leiro y Manuel Mejuto, que le prestaban el apoyo logístico para el traslado de la droga a la costa. El fiscal mantiene que Mejuto desarrollaba a la vez otra operación paralela con la organización colombiana y que elevó la cantidad de droga hasta los más de 6.000 kilos que finalmente fueron incautados. Somoza aseguró que no se enteró de este otro negocio hasta que fue detenido. Además, en su declaración, Somoza también reconoció la participación en el traslado de la cocaína de otros acusados, como el hijo de Manuel Mejuto, además de los miembros de su organización José Ferreiro Magariños o José Antonio Míguez, quienes negaron los hechos. Sin embargo, Somoza sólo quiso responder a las preguntas del fiscal y su abogados y se negó a responder a los letrados de los demás acusados. En el año 2002, cuando comenzó esta operación, Somoza se encontraba en busca y captura por su implicación en un delito de blanqueo de capitales relacionado con el denominado 'Clan de los Charlines'. También reconoció los hechos que se le imputan Benito Rosal, a quien el fiscal acusa de ser el representante en España de la organización colombiana dedicada a traer droga a España y que se enfrenta una pena de 17 años de prisión. ORDEN DE BUSCA Y CAPTURA Sin embargo, el principal acusado de esta operación es Roberto Leiro, para quien el fiscal pide un total de 40 años de prisión, y que sin embargo no acudió ayer a comparecer ante el tribunal como estaba previsto. Por ello, la titular de la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Carmen Paloma González, dictó orden de busca y captura contra él. Según el escrito del fiscal, Leiro dirigía un grupo dedicado a introducir por vía marítima cocaína en España procedente de Sudamérica, para lo que contactó tanto con la organización dirigida por Carlos Somoza como con la liderada por Manuel Mejuto. El fiscal sostiene que, para el traslado de la cocaína, Leiro compró la embarcación 'Nautillus' al empresario Marcial Dorado. El fiscal sostiene que Dorado conocía el uso que se iba a dar a la embarcación e incluso puso dinero para la empresa. Sin embargo, Dorado negó hoy todos estos hechos ante el tribunal y llegó a asegurar que se enteró de la operación a través de las informaciones de televisión y prensa. Dorado ya cumplió una pena de dos años y cinco meses en prisión por un delito de cohecho, al considerar el Tribunal Supremo probado que entregó diferentes cantidades de dinero a dos miembros de la Gardia Civil para que le ayudasen a introducir tabaco en España eludiendo la vigilancia aduanera.