El 50% de los adoptados internacionales que atiende el Hospital Sant Joan de Déu tiene algún problema médico

BARCELONA, 20 (EUROPA PRESS)

El 50 por ciento de los niños adoptados internacionales que atendió en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona tenía algún tipo de problema médico, que en el 60 por ciento de los casos estaba relacionado con una infección, según explicó hoy la pediatra de la Unidad de Medicina Internacional de este centro catalán, Victoria Fumadó.

Además, en la mayoría de los casos (80%) estos problemas no se detectan en la historia clínica de que se dispone durante el proceso de adopción o tras el primer examen físico. Entre las patologías más frecuentes que han encontrado en los 4.412 niños que atendieron hasta 2008, destacan niños con parásitos intestinales (1.411), seguidos de otros con ectoparásitos, hepatitis B, tuberculosis latente, problemas de crecimiento, raquitismo (24 casos confirmados), malaria (22 casos) y 68 de pubertad precoz, entre otros.

Por países, los riesgos más frecuentes son las infecciones como la sífilis, la hepatitis C, la tuberculosis y que la madre haya consumido alcohol durante el embarazo en los niños procedentes de Rusia, problemas de tiroides en los de Ucrania; que se desconoce la fecha de nacimiento y problemas en la piel en los que vienen de China y la hepatitis B y los parásitos entre los que proceden de India.

La tuberculosis también es uno de los riesgos en niños de Nepal y Haití, mientras que el Centroamérica y América del Sur se dan casos por parásitos, de enfermedad de Chagas y en el África Subsahariana padecen de malaria, hepatitis B y Sida, entre otros. Sin embargo, Fumadó destacó que una tercera parte de los niños atendidos no tenía ningún problema.

GUÍA PARA LOS PEDIATRIAS

La doctora dio a conocer estos datos durante la presentación de 'Consenso en adopción internacional. Guía breve para pediatras y otros profesionales sanitarios', impulsada por la Coordinadora de Asociaciones en Defensa de la Adopción y el Acogimiento (Cora) y que se ha traducido al catalán con la colaboración del Institut Català de l'Acolliment i de l'Adopció (ICAA).

La guía ofrece pautas e instrumentos para que los profesionales médicos puedan detectar los problemas médicos que presentan los niños adoptados que proceden de países extranjeros, que proceden de entornos más desfavorecidos y que en muchos casos no han tenido un seguimiento médico adecuado.

Recomienda que la primera revisión médica se haga tras 15 días con la familia adoptante, a no ser que se observen síntomas de enfermedad. También hace hincapié en la importancia del seguimiento y alcanzar el nivel de vacunación del resto de niños de la misma edad.

La directora del ICAA, Sílvia Casellas, destacó la importancia de que los padres se informen sobre el estado de salud de los niños, los riesgos del país de procedencia y adopten una "nueva cultura de adopción". Señaló que en Catalunya hay 12.000 niños adoptados y que, tras las cifras récord alcanzadas en 2004, la adopción internacional se ha estabilizado.

NO AFECTA LA CRISIS

En respuesta a los medios de comunicación, Casellas negó que la crisis esté afectando el número de adopciones que se realizan en Catalunya y señaló que la estabilización es un proceso natural que se está desarrollando en los últimos años, tras registrar cifras "que superaban las posibilidades" de la sociedad catalana.

"No hemos detectado que se paren trámites de adopción por la crisis", declaró. Por contra, se ha registrado una tendencia al alza de las adopciones de niños catalanes. Los principales países de procedencia de los niños internacionales adoptados siguen siendo Rusia y Etiopía, aunque surgen nuevos como Malí y otros países africanos.