El 8,5% de los niños entre 6 y 7 años y el 16% de los de 13 a 14 tienen rinitis alérgica, según un estudio

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

El 8,5 por ciento de los niños entre seis y siete años y el 16 por ciento de aquellos entre 13 y 14 padece rinitis alérgica, según muestran los resultados del International Study of Asthma and Allergy in Chilchood (ISAAC), una investigación realizada en 56 países y en el que participaron diez ciudades españolas, que alerta además de que esta prevalencia está aumentando en países desarrollados.

Según informó hoy la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) y la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) en un comunicado, esta enfermedad se asocia a otras dolencias alérgicas como la dermatitis atópica y el asma.

En concreto, señalaron que entre el 30 y el 50 por ciento de los asmáticos tienen rinitis alérgica y entre el 20 y el 40 por ciento de los riníticos tienen asma. Por ello, y según aparece publicado en la Guía ARIA (Allergic Rhinitis and its Impact in Asthma), elaborada bajo el auspicio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2001 y actualizada en 2008, los expertos insisten en que siempre hay que pensar en la posibilidad de que una persona con rinitis alérgica puede tener asma y estudiarlo en este sentido.

Además, la pediatra de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), la doctora Maite Callén Blecua, destacó que "no se trata de una enfermedad grave, ya que no es mortal ni necesita hospitalización, motivo por el cual hasta hace unos años no se le ha dado gran importancia y ha sido infradiagnosticada y poco tratada".

Por este motivo, tanto la SEPEAP como la AEPap recomiendan que todo niño o adolescente con rinitis alérgica, aunque esté asintomático, debe consultar con el médico en caso de tos frecuente, en especial por las noches o cuando realice ejercicio y, por supuesto, si se acompaña de episodios de fatiga con pitos o dolor en el pecho.

Asimismo, los expertos recomiendan que los alérgicos al polen eviten estar demasiado tiempo al aire libre en las épocas de polinización y pasear por el campo, sobre todo al atardecer, porque es cuando más polen hay en suspensión, ventilar la casa a primera hora, usar aparatos de aire acondicionado que dispongan de filtros antipolen y evitar la presencia de animales en las casas si se está sensibilizado a ellos.

En cuanto a las personas alérgicas a los ácaros del polvo, aconsejan evitar la presencia de alfombras, moquetas y peluches en las habitaciones, usar fundas impermeables para colchones y almohadas, no utilizar escobas ni plumeros para la limpieza, pasar una mopa húmeda y pasar la aspiradora a menudo por las zonas más susceptibles de polvo