La Casa Malva atendió en 2008 a 214 mujeres y niños, con 190 nuevos ingresos

GIJÓN, 7 (EUROPA PRESS)

La concejal de Empleo, Igualdad y Juventud del Ayuntamiento de Gijón, Begoña Fernández, y la directora del Instituto Asturiano de la Mujer, María Fernández Campomanes, indicaron hoy en rueda de prensa que el 'Centro de Atención integral a mujeres víctimas de de género', conocido como 'Casa Malva', atendió el pasado año 2008 a un total de 214 personas entre mujeres y niños, con 190 nuevos ingresos --93 mujeres y 97 menores a su cargo--.

La edil y la directora del Instituto incidieron en la importancia de no extrapolar los datos o el perfil de las mujeres acogidas al conjunto de las víctimas de violencia de género de la comunidad, ya que se trata de casos singulares. Así, apuntaron que el pasado año en la comunidad se registraron un total de 1.500 denuncias.

Begoña Fernández apuntó que el 67% de las mujeres habían denunciado el maltrato antes de entrar en fase de acogida en la Casa Malva, cifra que se incrementó al 72% a la salida del centro. Asimismo, destacó el esfuerzo realizado por el centro para el incremento de personal, así como por proporcionar formación a los profesionales e innovar en los sistemas de atención a las víctimas.

También indicó que un 93,5% de los ingresos se produjeron por la vía de emergencia, y la mayoría a través del 112, seguida de la vía policial y en menor medida a través de Servicios Sociales.

Asimismo, explicó que un 43% eran de Gijón --con seis mujeres procedentes de otras CCAA--, y el 64% menores de 35 años. La concejal indicó, además, que de las 93 mujeres ingresadas el año pasado 53 tenían hijos a su cargo. Las mujeres inmigrantes acogidas fueron 29, la mayoría latinoamericanas con más de un año de residencia en España.

Begoña Fernández incidió en que el 75% de los nuevos ingresos fueron víctimas de maltrato físico y psicológico, y un 25% solo psicológico. Respecto al perfil del agresor, la edil apuntó que en el 84,9% de los casos, los agresores fueron la pareja sentimental con la que tenían convivencia.

Por su parte, María Fernández Campomanes calificó el balance de resultados del año 2008 de la 'Casa Malva', como "positivo" ya que entiende que el propio equipamiento tiene un "enorme valor porque dignifica la calidad y calidez de la atención a las víctimas", y porque es la expresión "de un nuevo modelo de atención que es un compromiso de toda la sociedad gijonesa y asturiana con las víctimas".

Según explicó la directora del Instituto Asturiano de la mujer, se está transitando de la protección tradicional de las casas de acogida, llamadas 'casas refugio', a un nuevo modelo en el que la protección tienen que venir del "amparo y apoyo de toda la sociedad". Por ello, quiso agradecer a los vecinos de la zona la buena acogida del centro.

Campomanes incidió en el programa de talleres de la red de casas de acogida, que se desarrolló en la 'Casa Malva' en 2008, con el propósito de implantarlo este año en el resto de la red. Resaltó que estas actividades permiten a las mujeres víctimas de violencia de género trabajar por su autonomía y reforzar su bienestar corporal, emocional e integración social.

La directora del Instituto resaltó, también, la especialización de la atención de las casas de acogida por fases de ingreso, primera acogida y pisos tutelados, así como la especialización de los profesionales en dichas fases y en asistencia a las mujeres y a los menores.

Finalmente, Campomanes recordó que la 'Casa Malva' es un proyecto marco de atención a mujeres víctimas de violencia de género para Asturias, que guía el proyecto asistencial en toda la red de casas de acogida. Así se convierte en la cabecera de la red integrada por la casa municipal Oviedo, la casa municipal de Avilés y los 22 pisos tutelados.

En esa línea de mejora, en 2009 el presupuesto del Instituto destinado a la red de casas de acogida es de 1,12 millones de euros, lo que supone un incremento del 21,34% respecto al pasado año 2008, que contó con una inversión de 923.000 euros. Asimismo, el 36% del presupuesto del Instituto está destinado a políticas contra la violencia de género.