Save the Children denuncia que 1,2 millones de niños necesitan ayuda inmediata en Pakistán

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Más de 1,2 millones de niños paquistaníes necesitan desesperadamente ayuda a causa de la intensificación de los enfrentamientos en la provincia paquistaní de la Frontera del Noroeste, según ha dennciado la organización Save the Children.

Muchos niños, ya traumatizados por haber visto a sus familiares y amigos muertos, y por haber realizado el viaje peligroso a través de las montañas para escapar del conflicto, se enfrentan ahora a graves problemas de salud.

El personal en el terreno de Save the Children ha visto a los niños con los pies destrozados y sangrando y otros cuyos cuerpos están cubiertos de ampollas porque han tenido que caminar más de dos días bajo un intenso calor para conseguir una relativa seguridad. También sufren enfermedades relacionadas con el estrés, además del bajo peso, la malaria y la diarrea, que puede ser mortal si no se trata.

Save the Children teme que las condiciones en las que viven las familias desplazadas pueda provocar un brote de enfermedades altamente infecciosas. "Muchos niños tienen pocos alimentos y viven en condiciones insanas que alimentan el terreno para la aparición de enfermedades", declaró la portavoz de la organización, Anna Ford.

"Estamos trabajando junto con el Gobierno de la provincia de la Frontera del Noroeste y las autoridades locales, como parte de una respuesta coordinada, para entregar ayuda vital a las familias afectadas", continúa.

"Más del 50 por ciento de las clínicas públicas en la zona de conflicto han sido destruidas, nuestros equipos de médicos viajan más de cuatro horas al día en las clínicas móviles para tratar a las personas que viven en las aldeas más remotas y continuamos aumentando nuestra respuesta sanitaria", aseguró.

Aunque se han erigido 25 campamentos para albergar a los desplazados, más del 80 por ciento de los mismos vive con familias de acogida. Save the Children está colaborando con un gran número de familias que dan cobijo a más de 20 personas en sus casas.

"Muchos niños viven angustiados por lo que les está pasando, se agarran a sus madres, lloran y piden sin cesar poder volver a casa", añadió Ford. "Hacemos todo lo que podemos para ayudar a estos niños y a sus familias y continuaremos haciéndolo en las próximas semanas y meses", aseveró.