Un abogado del caso de gemelas separadas en Gran Canaria sostiene que la competencia es del Gobierno regional no del Estado

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 1 (EUROPA PRESS) Uno de los abogados del caso de las gemelas separadas por un error médico en Las Palmas de Gran Canaria en 1973 y que se reencontraron 28 años después en un encuentro fortuito, José Antonio Rodríguez Peregrina, aseguró hoy que la competencia en materia sanitaria por dicha equivocación es del Gobierno regional y no del Gobierno central. En declaraciones a la Cadena Ser recogidas por Europa Press, el letrado de tres de las cuatro afectadas (la gemela que sí vivió con su madre biológica, esta última y la otra mujer afectada hija no biológica de la madre de las gemelas) se refirió así tras el anuncio del Ejecutivo regional de recurrir la sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Las Palmas de Gran Canaria que declara la responsabilidad patrimonial del Servicio Canario de la Salud (SCS) en el caso y le obliga a indemnizar con un total de 900.000 euros a las perjudicadas. El Ejecutivo regional argumentó ayer en un comunicado que los hechos ocurrieron en marzo de 1973, año en el que las competencias en materia sanitaria eran del Gobierno central, que las transfirió al Ejecutivo canario en 1994. Sin embargo, según el abogado, "hay jurisprudencia que ya se ha pronunciado al respecto en la que se establece que cuando se asumen las competencias se asume todo y se asumen también las cargas, no sólo los beneficios". "Ese tema está muy bien determinado por la jurisprudencia", apostilló Rodríguez Peregrina. Asimismo, avanzó que "en principio" su intención es recurrir también la resolución judicial por entender que "es algo corta" la cuantía indemnizatoria fijada en 180.000 euros para cada una de sus tres clientes y 360.000 euros para la cuarta mujer que no pudo vivir con su verdadera familia. No obstante, Rodríguez Peregrina expresó su satisfacción porque la sentencia declara la responsabilidad patrimonial del SCS y el daño moral causado a las víctimas. Si bien, considera que existe contradicción respecto al daño moral que la sentencia califica de "leve" mientras que existe un informe pericial que lo describe como "grave". HUYEN DEL PROTAGONISMO Agregó que sus clientes "siempre han huido del protagonismo" a pesar de la gran expectación mediática que ha provocado su caso. Según el letrado, "siguen bastante afectadas". "Parece una historia interminable porque el daño continúa, son vidas que en cierto modo se han destrozado y que es muy difícil la reparación, valorar cuánto es el dolor es muy complicado por eso entendemos que la cantidad que se ha determinado es bastante inferior a lo que es un daño moral", apostilló Rodríguez Peregrina, para quien "pensar en todas las circunstancias de cada una de ellas es bastante duro". Además, manifestó que "son vidas distintas y es difícil cambiar la situación, los amigos. Es una situación muy complicada y no se está llevando con normalidad". "Lo deseable es que esto no ocurriera hoy en día, pero aunque hay mucha tecnología al final las decisiones principales de identificación corresponden a personas y las personas también se equivocan, en este caso ha habido un error clarísimo, no entendemos que haya habido ningún tipo de dolo pero un error sí", concluyó.