El 60% de los andaluces confía poco o nada en que políticas de Gobierno y Junta mejoren la economía, según Cadpea

El 65 por ciento considera que su situación económica es mala o muy mala y más de la mitad tiene dificultades para llegar a fin de mes GRANADA, 19 (EUROPA PRESS) Algo más del 60 por ciento de los andaluces confía poco o nada en que las políticas económicas llevadas a cabo por el Gobierno central y autonómico puedan mejorar la situación económica de España y Andalucía, según se desprende del Estudio de Opinión Pública de Andalucía realizado por el Centro de Análisis y Documentación Política y Electoral de Andalucía (Cadpea). Este estudio, que fue presentado hoy en rueda de prensa en Granada por la directora del Cadpea, Carmen Ortega, y el director del trabajo de campo, Ángel Cazorla, apunta no obstante que el grado de desconfianza de los andaluces en las políticas económicas descendió seis puntos desde verano a otoño de 2008 en caso del Gobierno --al pasar de un 68,8 a un 62,8 en ese periodo-- y 4,6 puntos en el caso del gobierno autonómico, a bajar de un 70,4 a un 65,8. Este pesimismo en la economía que refleja el estudio, realizado entre un total de 3.200 andaluces de las ocho provincias, influye también en la valoración que se hace de los dirigentes políticos, así sólo un 3,2 por ciento de los encuestados valora como muy buena la gestión del Gobierno central, frente a un 38 por ciento que la considera "bastante mala o muy mala" y un 25,4 que la ve bastante mala. No obstante, la valoraciones son más negativas cuando se aborda la labor de la oposición, ya que el 39,9 de los encuestados considera que la actuación del PP a nivel nacional es muy mala, frente a un 18,8 que considera que es "bastante buena". A pesar de la desconfianza que muestra el estudio en la labor de los dirigentes políticos en materia económica, la mayoría --26,7 por ciento-- cree que el actor más capacitado para afrontar la crisis es el Gobierno central, seguido del sistema financiero internacional (21,6) y los empresarios (11,8). En este contexto, destaca que la evolución de la opinión andaluza sobre que el Gobierno es el mejor actor para solventar la crisis ha descendido casi dos puntos entre verano de 2008 y otoño de ese mismo año. En líneas generales, los andaluces dan un papel secundario en esta tarea al gobierno autonómico --2 por ciento-- que aparece en séptimo lugar y por debajo del sistema financiero nacional u otras instituciones. Lo mismo ocurre con los sindicatos, ya que sólo el 1,8 por ciento de los encuestados consideran que estas organizaciones son las más capacitadas para afrontar la actual situación económica. En este primer bloque del estudio --centrado en la valoración de las políticas económicas entre 2007 y 2008-- también se preguntó a los andaluces sobre cuáles son a su juicio las objetivos prioritarios del Gobierno central en materia económica, a lo que casi la mitad --49,2 por ciento-- respondió "aumentar la competitividad de la economía española", seguido de "lograr un crecimiento económico elevado", 39,7 por ciento, y "luchar contra las desigualdades sociales", con un 33,8. En contraposición un 40,6 por ciento de los encuestados considera que el gasto que destina el Estado para prestaciones sociales es poco. ECONOMÍA ANDALUZA Y FAMILIAR Por otra parte, el estudio también refleja la evolución de la valoración de la situación económica de Andalucía desde 2003 a 2008, periodo en que los andaluces la contemplaron con cierto optimismo. No obstante, esta tendencia ha ido cambiando en este periodo, especialmente a finales de 2007, cuando las valoraciones negativas superaron por primera vez a las positivas. En concreto, el 65 por ciento de los encuestados calificaron a finales de 2008 la situación económica de Andalucía como mala o muy mala, lo que supone 20 puntos más que en otoño de 2007, cuando lo veían así el 40 por ciento de los andaluces. Esta situación se refleja también en sus expectativas sobre la evolución futura de la economía para 2009, ya que la mayoría considera que "empeorará" tanto en España (47,1) como en Andalucía (46,6). Estos datos contrastan con los ofrecidos por el estudio en cuanto a la percepción que los andaluces tienen de su situación económica personal o familiar , ya que a finales de 2008 casi la mitad de ellos la percibió como buena o muy buena. En todo caso, el 57 por ciento de los andaluces considera que su situación económica personal seguirá igual en los próximos meses. De estos datos se desprende que si bien los andaluces perciben un contexto de crisis económica a nivel general, tanto en España como en Andalucía, tienen una opinión más positiva en lo que se refiere a su situación personal. Para la directora del Cadpea, esto se debe a que la crisis económica global no ha incidido en la economía familiar, ya que muchos parados aún cuentan con ayudas de desempleo y los ingresos no han disminuido de forma drástica. A su juicio, los andaluces muestran un "exceso de confianza", puesto que en términos generales consideran que "aunque la economía española y andaluza está mal y va a ir a peor, ellos van a seguir bien". Cabe destacar que la percepción de la situación económica familiar es distinta según el lugar donde residan los encuestados. Así, los habitantes de los grandes núcleos urbanos perciben mejor su situación que los de los ámbitos rurales, que "se están viendo más afectados psicológicamente por la crisis" que los anteriores. Al hilo de este asunto, el estudio refleja que el principal problema de los andaluces a finales de 2008, y con una tendencia al alza ininterrumpida desde otoño de 2007, es el desempleo (70 por ciento), seguido por la marcha de la economía y la vivienda. Así, en en el último año se ha incrementado en más de 14 puntos el porcentaje de andaluces que se ven personalmente afectados por el paro, lo que también se corresponde con la evolución del desempleo en Andalucía. Dada la actual situación económica, tres de cada cuatro andaluces no emprendería en ningún caso estos momentos un negocio. DIFICULTADES PARA LLEGAR A FIN DE MES El 55 por ciento de los andaluces reconoce que suele llegar a final de mes con mucha o cierta dificultad, siendo el precio de los productos básicos, los impuestos y el nivel de los salarios o pensiones las cuestiones que afectan más personalmente, en un proporción que oscila entre el 70 y el 75 por ciento. Además, más de la mitad de los hogares andaluces, el 55 por ciento, suele gastar todos los ingresos mensuales en un mismo mes, frente al 45 por ciento que se reserva algo de dinero para gastos imprevistos, en gran parte de los familiares.