Baleares prevé aprobar en breve una Ley de Servicios Sociales, que garantiza unos mínimos de comida, ropa y vivienda

La norma prevé que los ciudadanos puedan acurdir a los tribunales para exigir el cumplimiento de un derecho subjetivo a no pasar hambre

PALMA DE MALLORCA, 17 (EUROPA PRESS)

El Parlament balear prevé aprobar antes del verano la nueva Ley de Servicios Sociales, una iniciativa pionera en España que establece que todo ciudadano tenga garantizados unos mínimos de comida, ropa y techo.

Según explicó en declaraciones a Europa Press el portavoz del Grupo Socialista, Antoni Diéguez, la tramitación parlamentaria de este proyecto de ley está a punto de concluir, por lo que señaló que "no habrá ningún impedimento" para que dicha norma pueda debatirse en Pleno de la Cámara balear antes de que termine el actual periodo de sesiones, el próximo día 15 de junio.

Al respecto, precisó que esta semana el proyecto de ley se presentó en Comisión, de modo que en un plazo máximo de quince días la iniciativa "estará lista" para que sea sometida a votación plenaria.

La nueva Ley de Servicios Sociales establece que todo ciudadano tendrá garantizados unos mínimos de comida, ropa y techo, tal y como recoge el anteproyecto que fue presentado por la consellera de Bienestar Social, Josefina Santiago, el pasado mes de julio. Previamente, Santiago presentó el borrador a diversas entidades y asociaciones que trabajan en este ámbito a fin de recoger sugerencias que pudieran mejorar el texto inicial.

ASPECTOS DE LA FUTURA LEY

La iniciativa llegará en un momento de crisis económica, por lo se prevé que pueda proteger a muchas personas que se encuentran en situación de dificultad, especialmente a aquellos colectivos más vulnerables.

De acuerdo lo establecido en el borrador la normativa, una vez se haya valorado técnicamente que una persona o familia se encuentra en situación de necesidad que le impide acceder a una alimentación suficiente, la Administración estará obligada a suplirla a través de diversas posibilidades, como el establecimiento de comedores sociales, bolsas de alimentos y becas para comedores. Si la Administración no lo hace, el afectado podrá acudir a tribunales para exigir el cumplimiento de este derecho subjetivo a no pasar hambre.

A partir del momento en que el Parlament apruebe esta ley se iniciará un periodo con una duración estimada de 18 meses, que servirá para elaborar una cartera de servicios sociales que se aprobará por decreto. Esta cartera definirá los "derechos subjetivos" que cualquier persona podrá reclamar ante los tribunales.

APOYOS PARLAMENTARIOS

La futura Ley de Servicios Sociales es una de las normativas estrella del actual Govern. El PP apoya su creación, al igual que el resto de parlamentarios, si bien los conservadores reivindican la necesidad de que ésta vaya acompañada de un presupuesto que haga posible su aplicación y que ponga un énfasis especial en la prevención.

La consellera de Asuntos Sociales ha remarcado en repetidas ocasiones que esta futura ley ya ha sido pactada con todos los consells insulares, pues nace, ha dicho, para organizar todos los recursos y planes existentes, sobre todo para desarrollar la Ley de Dependencia.