AMP.-Trib.- Desestimados los recursos contra la decisión de archivar la denuncia por maltrato contra Alberto Mortera

OVIEDO, 17 (EUROPA PRESS) El juez titular del juzgado de instrucción número 6 de Avilés ha desestimado los dos recursos de reforma presentados contra la decisión de archivar la denuncia por maltrato contra el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Oviedo, Alberto Mortera. El juez considera que la denuncia "carece de indicio alguno que corrobore la realidad de dicho maltrato" al no considerar bastante "la declaración de la denunciada si no va acompañada de datos que corroboren la verosimilitud o credibilidad de dicha manifestación". La denuncia fue interpuesta el 25 de enero por A. V. A, con quien Alberto Mortera, mantenía una "relación esporádica", según consta en la resolución judicial a la que tuvo acceso Europa Press. El juez justifica la decisión de que las actuaciones judiciales no fueran atribuidas al juzgado de instrucción número 5 de Avilés competente en materia de violencia de género al no existir ninguna base de que entre denunciante y denunciado existe "una relación de pareja" sino que como ella misma declaró a la Guardia Civil "se conocían desde hace unos dos o tres meses y se habían visto en varias ocasiones". Asimismo, el juez cree que "no existe indicio alguno de la comisión por dicho denunciado de las lesiones que se le quieren imputadas". El juez recuerda en este sentido que en la primera asistencia que recibió la denunciante en el centro de salud de Luanco se dio cuenta de una "ansiedad" indicándose en la exploración que "no se apreciaba ningún signo en el momento actual de la agresión referida". Para el juez, esto contradice la versión de la denunciante que relató a la Policía que el denunciado "la agarró por el cuello y la pegó varias bofetadas en la cara". En su declaración posterior, la denunciante añadió que "durante una conversación con el denunciado, al no darle la razón en un tema puntual, éste comenzó a agredirla, la cogió por el cuello y la tiró al suelo, levantándose ésta a continuación, pero continuando con este tipo de agresión en denunciado en bastantes ocasiones, cogiéndola por el cuello y tirándola al suelo, durante estas agresiones entre una y dos horas". El juez considera que de ser cierto este relato, "alguna marca o signo tenía que dejar, sin apreciarse por el contrario la más mínima". En relación a la existencia de un segundo parte médico de las 20.42 del día 26 de enero en el que se constatan lesiones, el juez considera que el "lapso de tiempo" entre los dos las lesiones "pudieron producirse por cualquier causa ajena a los hechos denunciados". Asimismo, el juzgado también recuerda que no existen testigos de la agresión ni tampoco el denunciado "admite que la agrediera o golpeada de modo alguno" y "únicamente sostuvieron una discusión".