AMPL.-Sucesos.- Un joven de 17 años mata a su tía y apuñala a su abuela en Oviedo

Una vecina abrió la puerta de su vivienda al supuesto homicida quien le aseguró que ya había "llamado a la policía' y trató de auxiliar a la tía fallecida con una manta OVIEDO, 10 (EUROPA PRESS) Un joven de 17 años fue detenido hoy tras apuñalar a su tía y a su abuela en Oviedo. El suceso ocurrió en el piso 6B del número 5 de la calle Felix Aramburu. Como consecuencia de la agresión falleció la tía del joven. La Policía recibió una llamada hacia las 12.00 horas de un joven que manifestaba haber matados a sus abuelos en la calle Félix Aramburu. Hasta el lugar se trasladaron varias dotaciones de policía y una vez en el inmueble se observó en el rellano de uno de los pisos a una mujer tendida en el suelo con varias heridas de arma blanca. Los agentes, tras solicitar asistencia médica, continuaran subiendo por las escaleras hasta el piso indicado y encontraron en otro rellano a un joven ensangrentado y con un cuchillo en la mano que manifestó haber sido quien realizó la llamada. Tras entrar en el piso se encontraron en un sillón a otra mujer, que resultó ser la abuela del joven de 84 años con varias heridas. La mujer fue trasladada al Hospital Central de Asturias con lesiones en brazos y manos aunque su vida no corre peligro, según confirmaron a Europa Press fuentes del centro hospitalario. La otra mujer era la tía del menor, de 49 años de edad, que no pudo ser reanimada por los servicios médicos. El joven, que no vivía en dicho domicilio y precisó asistencia médica en Comisaría, fue detenido como presunto autor de dos delitos de homicidio, uno de ellos en grado de tentativa. La policía investiga las causas que pudieron desencadenar la agresión que hasta el momento se desconocen, según informó la Policía en una nota de prensa. TESTIMONIO DE LOS VECINOS. El suceso conmociono a los vecinos del número 5 de la calle Aramburu quienes no conocían al joven. Una vecina del cuarto piso aseguró que aproximadamente a las 12.30 horas alguien llamó a su vivienda y cuando abrió la puerta se encontró a un chico totalmente ensangrentado que repetía insistentemente "ya he llamado a la policía, ya he llamado a la policía". La vecina pudo ver en el rellano a la escalera a una mujer --supuestamente la tía-- sangrando abundantemente. "Vi como sangraba mucho y le tiré una manta para que se cubriese pero inmediatamente llegó la Policía y nos dijeron que nos metiésemos en casa", comentó Isolina Fidalgo. La vecina dijo que previamente no había escuchado golpes ni gritos que le hicieran sospechar de lo que estaba ocurriendo. En el portal y la escalera eran abundantes los restos de sangre y en el descansillo del cuarto piso podía apreciarse un gran charco.