Ayuntamiento de Píñar condena en pleno extraordinario la muerte violenta de una de sus vecinas

Los miembros de la corporación han guardado un minuto de silencio y trasladado su pésame a la familia

PÍÑAR (GRANADA), 6 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Píñar (Granada) celebró hoy un pleno extraordinario en el que todos los miembros de la corporación han acordado aprobar un manifiesto para "rechazar y condenar la violencia de cualquier tipo" y transmitir sus condolencias y pésame a la familia de María, vecina de la localidad fallecida el pasado viernes supuestamente a manos de su marido, ya en prisión preventiva.

"El Ayuntamiento de Píñar condena y siempre rechazará la violencia, en cualquiera de sus manifestaciones, expresando de forma pública su pesar por las tristes circunstancias en las que se ha producido la muerte de nuestra vecina María", es una de las frases del documento, que ha leído en el Pleno la alcaldesa de Píñar, Inmaculada Oria, informó el Consistorio en un comunicado.

Los concejales de la corporación han querido también expresar sus condolencias y "trasladar a los familiares de María", su "más sincero y sentido pésame". "El Ayuntamiento se suma al sentimiento general de duelo y solidaridad con la familia, y ofrece su apoyo en cualquier cosa que pudiera necesitar", afirmaron.

Al final de la sesión extraordinaria han guardado además un minuto de silencio, como ya hicieran los concejales del Ayuntamiento de la capital granadina a las 12,00 horas de hoy en la Plaza del Carmen, en una concentración a la que han asistido decenas de personas.

El juez decretó ayer prisión incondicional sin fianza para el hombre de 76 años que supuestamente mató a su mujer, María F.J., de 76 años también, por la posible comisión de un delito de homicidio.

El detenido que pasó el sábado a disposición judicial, fue trasladado al juzgado de guardia de Granada desde la Comandancia de la Guardia Civil, después de que el pasado viernes el presunto agresor se autoinculpara de los hechos cuando entró en un bar y dijo a los clientes que "había matado a su mujer".

Así las cosas, el Ayuntamiento de Píñar decretó el mismo día tres días de luto por la muerte de la mujer fallecida a consecuencia de la violencia de género. Se trataba de un matrimonio muy conocido en el pueblo, con siete hijos en común, y que nunca había protagonizado, al menos en público, ningún incidente de violencia anterior.

El hombre, que se había dedicado a las labores del campo y que ya estaba jubilado, según informaron fuentes municipales, era aficionado a la caza, por lo que pudo utilizar un arma que ya tenía en su poder.

El pueblo está "conmocionado" por lo ocurrido, puesto que se trata de una familia muy querida en la localidad, donde trabajan algunos de sus hijos, y también "sorprendido" puesto que no había ni sospechas de que pudiera pasar un caso similar, que además es el primero de estas características que se produce en el pueblo.