Canarias y Murcia encabezan la tasa de denuncias por violencia de género en 2008

  • Murcia, 31 mar (EFE).- Las Islas Canarias y Murcia encabezaron en 2008 la tasa de denuncias por cada 10.000 habitantes mujeres, según datos facilitados hoy por la presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, Inmaculada Montalbán, antes de participar en unas jornadas sobre discriminación por razón de sexo.

Baleares y Murcia encabezan la tasa de denuncias por violencia de género en 2008

Baleares y Murcia encabezan la tasa de denuncias por violencia de género en 2008

Canarias y Murcia encabezan la tasa de denuncias por violencia de género en 2008

Canarias y Murcia encabezan la tasa de denuncias por violencia de género en 2008

Murcia, 31 mar (EFE).- Las Islas Canarias y Murcia encabezaron en 2008 la tasa de denuncias por cada 10.000 habitantes mujeres, según datos facilitados hoy por la presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, Inmaculada Montalbán, antes de participar en unas jornadas sobre discriminación por razón de sexo.

En rueda de prensa, Montalbán dio a conocer los últimos datos recabados por el citado Observatorio por parte de los dos juzgados exclusivos de Violencia sobre la Mujer que hay actualmente en Ronda de Garay (Murcia) y otro tercero en Cartagena, y que han contabilizado en 2008 un total de 6.189 denuncias en Murcia y 1.157 en Cartagena, es decir, unas tasas 88 y 111 respectivamente.

La presidenta del Observatorio y vocal del Consejo General del Poder Judicial indicó que la cifra de Murcia supone un incremento del 27 por ciento respecto a 2007 y significa que las campañas de información y sensibilización han producido sus efectos y que existen órganos judiciales especializados que animan a las mujeres a acudir y pedir protección, además de que el sistema provoca efectos preventivos evitando agresiones más graves.

El número de extranjeras que piden órdenes de protección alcanza el 47 por ciento, lo que para Montalbán Huertas debe hacer incidir en proporcionar información al colectivo inmigrante, en especial situación de vulnerabilidad, con problemas de lenguaje y falta de redes familiares de apoyo o de documentación.

"A la vista de los datos no podemos bajar la guardia y debemos seguir trabajando en reducir estas cifras", añadió, y citó además las 1.507 sentencias condenatorias o las 2.098 peticiones de protección, de las que 1.881 fueron concedidas.

A su juicio, la respuesta de los juzgados es "más rápida, efectiva y adecuada" hacia este fenómeno criminal, y recalcó que el hecho de que el 71 por ciento del total de sentencias sean condenatorias indica que los jueces disponen de mas pruebas de cargo y que se ha mejorado la investigación.

Entre las medidas que se ponen en marcha para mejorar la situación destacó el avanzar en la creación de juzgados exclusivos y que éstos abarquen a mas de un partido judicial, con lo que en Murcia "sería idóneo que se avanzara" en uno nuevo que abarque Cieza y Molina, que el de Cartagena se extienda a San Javier, y que el que se va a crear en Lorca incluya el partido judicial de Totana.

Advirtió que los juzgados no pueden estar en todos y cada uno de los partidos judiciales del país "por sentido de la economía", por lo que se ha propuesto que los creados y los que se vayan a abrir tengan una jurisdicción de mas de un partido.

Otro de los proyectos es hacer compatibles las redes informáticas de todas las Comunidades Autónomas para facilitar el intercambio de información entre los juzgados, y así existe un acuerdo del 23 de diciembre de 2008 del CGPJ que insta a las Administraciones con competencias a que instalen "alarmas informáticas".

En el caso de Murcia sería el ministerio de Justicia ya que todavía no se han aprobado las transferencias.

Las citadas alarmas informáticas serían activadas cada vez que salga de prisión un condenado o un preso preventivo, con lo que la mujer conocerá puntualmente tal decisión que puede afectar a su seguridad y tranquilidad, y con ello se podría reducir el número de fenómenos criminales.

Recordó asimismo que tradicionalmente la violencia de género o doméstica se circunscribía al ámbito privado y a las paredes del hogar, y que existe todavía hoy en día una cifra oculta que no se atreve a salir al exterior, con lo que el incremento de denuncias supone descubrir el velo de esa cifra oculta que aparecen en parte debido a las campañas informativas que provocan que las mujeres se acerquen a las instituciones.

"El sistema consigue introducirse en el ámbito privado", explicó, y reiteró que "paulatinamente se va desvelando" ese porcentaje oculto.

Comentó por último que la mayoría de sentencias conllevan la prisión, y si es el primer hecho delictivo del condenado la cárcel se sustituye por trabajo en beneficio de la comunidad o por reeducación o tratamiento de los condenados.