Cientos de vecinos de Albox y allegados acuden al velatorio de la mujer apuñalada ayer por su marido

ALMERÍA, 21 (EUROPA PRESS)

Cientos de vecinos de Albox y allegados de María C.R., la mujer de 41 años apuñalada por su marido ayer en el domicilio familiar, se han acercado desde primera hora de la tarde de hoy a la capilla ardiente instalada en una funeraria de la capital para mostrar su dolor a la familia y dos hijas de 13 y 20 años por la pérdida, según informaron a Europa Press fuentes cercanas al caso.

El velatorio se ha iniciado pasadas las 15,45 tras el traslado del cadáver desde el Instituto de Medicina Legal (IML) de Almería donde se le ha practicado la autopsia que confirma que recibió tres heridas mortales por arma blanca de las que se declaró autor su marido, Francisco Agustín G.T., quien permanece detenido a la espera de pasar a disposición judicial mañana.

El funeral por María C.R., trabajadora del servicio municipal de Ayuda a Domicilio desde hacía cinco años, fecha en que se trasladó a vivir a Albox, está previsto se celebre a las 11,00 horas en la parroquia de La Concepción de La Loma aunque recibirá sepultura en el cementerio de su pueblo natal, Zurgena.

Francisco Agustín G.T., transportista internacional de profesión y 42 años, prestará mañana declaración ante el titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Huércal Overa tras ser trasladado desde los calabozos de la Guardia Civil donde permanece desde la tarde de ayer después de que los agentes le encontrasen en el domicilio familiar, ubicado en el número 18 de la calle Lepanto, junto al cadáver de su mujer.

El presunto homicida, quien admitió desde un primer momento haber asestado las hasta tres puñaladas que sesgaron la vida de María C.R. contactó telefónicamente inmediatamente después de cometer el crimen con su cuñada para decirle que había hecho "una locura" sin darle más detalles.

Según relató en declaraciones a los periodistas el hermano de la víctima durante el acto de repulsa que congregó a 200 conciudadanos hoy en Albox, a continuación volvió a hablar con sus familiares a los que sólo repetía, entre lagrimas, "¡qué locura!", lo que les llevó a acudir hasta la vivienda que encontraron con la puerta de acceso a la calle abierta y con él en el interior, en ropa íntima y sentado en el suelo junto al cadáver.

Al parecer, el matrimonio no había mostrado anteriormente conflicto de violencia de género en el ámbito familiar, por lo que no existían denuncias previas por malos tratos así como tampoco ningún tipo de orden de alejamiento. No obstante, la pareja se encontraba en trámites de separación.