Condenado a 30 años por matar a su ex pareja a puñaladas en plena calle en Sevilla

  • Sevilla, 25 mar (EFE).- La Audiencia de Sevilla ha condenado a treinta años y medio de cárcel a un hombre que mató de once puñaladas a su ex pareja en plena calle, en un fallo que incluye otros 40 años de prohibición de acudir a la localidad de Alcalá de Guadaíra, donde ocurrió el crimen y vive la familia de la víctima.

Condenado a 30 años por matar a su ex pareja a puñaladas en plena calle en Sevilla

Condenado a 30 años por matar a su ex pareja a puñaladas en plena calle en Sevilla

Sevilla, 25 mar (EFE).- La Audiencia de Sevilla ha condenado a treinta años y medio de cárcel a un hombre que mató de once puñaladas a su ex pareja en plena calle, en un fallo que incluye otros 40 años de prohibición de acudir a la localidad de Alcalá de Guadaíra, donde ocurrió el crimen y vive la familia de la víctima.

Fuentes del caso han informado a Efe de que la sentencia de la Audiencia, notificada hoy, impone al acusado Mariano L.T., de 36 años, una pena de 23 años y medio de cárcel por un delito de asesinato con las agravantes de parentesco y ensañamiento, además de otras nueve condenas por delitos de maltrato doméstico habitual, amenazas, lesiones, hurto y quebrantamiento de medida judicial.

Noelia P.R., de 33 años, fue apuñalada a las 13.10 horas del 13 de febrero de 2007 en la principal vía del barrio de Rabesa de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), que a esa hora estaba muy concurrida, cuando se encontraba parada junto a un quiosco.

De forma sorpresiva y sin darle oportunidad de defenderse, el acusado la agarró por el pelo y le propinó once puñaladas en el cuello, hemitórax izquierdo, brazos y cadera, lo que le causó una hemorragia masiva que determinó su fallecimiento por muerte encefálica al día siguiente en un hospital.

El fallo de la Audiencia incluye la obligación de pagar 120.621 euros a un hijo de 9 años que la víctima tenía de una relación anterior y 8.615 euros a cada uno de los padres de Noelia.

La Audiencia ha rechazado las dos atenuantes de drogadicción y confesión de los hechos que el acusado alegó en su defensa, ya que su argumento de que cuando sucedieron los hechos había consumido heroína, cocaína y "bazuco" no fue esgrimido hasta el momento del juicio.

La pena impuesta es ligeramente superior a la solicitada por el fiscal porque los jueces han aceptado que la pareja estuvo unida por un vínculo de parentesco, tal como pidió la letrada de la acusación particular, María José Cánovas.

Junto a la pena por asesinato, los jueces imponen al procesado otros dos años y medio de prisión por un delito de maltrato habitual, once meses por maltrato con lesiones, dos penas de once meses por dos delitos de quebrantamiento de medida cautelar al aproximarse a la vivienda de su ex esposa, pese a tener vigente una orden judicial de alejamiento, y dos condenas de once y nueve meses por amenazar de muerte a la víctima.

Además, le imponen 180 euros de multa porque el 1 de octubre de 2006 penetró en la vivienda de la mujer aprovechando un descuido y le robó el teléfono móvil, con el que llamó al padre de la víctima y le dijo "tu hija es una puta, te voy a matar a ti y a ella, voy a partir tu coche y el de ella".

Por esta y otra falta de amenazas al padre de la víctima, la sentencia le impone 16 días de arresto con localización.