Consideran plenamente imputable al acusado de matar a su pareja en Valladolid y meter su cuerpo en una maleta

VALLADOLID, 28 (EUROPA PRESS)

Un informe médico-forense determina la plena imputabilidad de David A.S, el joven de 29 años acusado de dar muerte en septiembre de 2008 en el barrio vallisoletano de Parquesol a su compañera sentimental, la nigeriana de 22 años Ekimariq M.J, y posteriormente introducir su cadáver en una maleta que enterró en un paraje de la localidad palentina de Tariego de Cerrato.

El referido informe, elaborado para determinar la capacidad cognoscitiva y volitiva del acusado en el momento de los hechos, establece que el presunto responsable de los hechos "no padece alteraciones mentales ni existe evidencia objetivo del consumo de sustancias que modifiquen o anulen las bases psicobiológicas de la imputabilidad", y eso a pesar de que el joven alegó en su descargo que el día de los hechos había consumido anabolizantes y alcohol, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Inicialmente, la Fiscalía vallisoletana, tal y como ocurrió en la vista celebrada en pasado mes de enero en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer (JVM), considera que los hechos son constitutivos de un delito de homicidio, mientras que los padres de la víctima, personados en la causa por separado como acusaciones particulares, entienden que se trata de un asesinato y la defensa solicita una sentencia absolutoria porque, en su opinión, la muerte se produjo de forma fortuita.

Las primeras hipótesis apuntan que la víctima pudo fallecer en la vivienda que tenía alquilada en el barrio vallisoletano de Parquesol tras una discusión con el detenido.

Así se desprende de las investigaciones llevadas a cabo por la Policía Nacional, que el 28 de septiembre de 2009 encontró el cadáver de la joven en un paraje de Tariego de Cerrato (Palencia), de donde era natural el detenido y localidad en la que fue arrestado.

ACABABA DE SALIR DE PRISIÓN

D.A.S. cuenta con cinco antecedentes, uno de ellos por robo en Palencia y otro por tráfico de drogas, por el que ingresó en julio de 2001 en la prisión de Dueñas (Palencia), de donde salió el 11 de septiembre, un día antes de que se produjeran los hechos y tras cumplir su condena.

Los hechos pudieron producirse sobre las 21.00 horas del viernes 12 de septiembre del pasado año en el domicilio de la víctima, ubicado en la calle Manuel Silvela del barrio vallisoletano Parquesol, a donde se mudó hace un año.

Hasta allí acudió D.A.S. en un coche alquilado y, según su versión, se produjo una discusión porque la joven quería romper la relación de amistad que mantenía con él. Ambos se conocieron a través de una tercera persona y Ekimariq M.J. había ido a visitarle a la cárcel en alguna ocasión.

El detenido mantuvo que fue una muerte accidental y afirmó que se puso nervioso, por lo que justificó que tratase de ocultar el cuerpo, que metió en una maleta y trasladó hasta Tariego de Cerrato, así como la circunstancia de que intentase limpiar el piso donde ocurrieron los hechos, en el que se encontraron restos de sangre en suelo y paredes.

El cadáver de Ekimariq, de padre español y madre nigeriana, fue encontrado en avanzado estado de descomposición en una maleta que estaba enterrada y tapada con piedras. Tras su levantamiento, fue trasladado al Instituto Anatómico Forense, donde la autopsia reveló que el óbito se produjo como consecuencia de un golpe que le causó un traumatismo craneoencefálico.