El Defensor del Paciente pide a la fiscalía que investigue el caso de una niña de 17 años fallecida tras convulsiones

CÁCERES, 17 (EUROPA PRESS) La Asociación El Defensor del Paciente ha solicitado a la fiscal jefe de Cáceres, Marta Abellán-García, que investigue el caso de un niña de 17 meses que falleció el pasado día 10 en el Hospital Clínico de Salamanca, al que fue derivada el día 5 desde el Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres después de que hubiera sido atendida de convulsiones febriles en el consultorio médico de Casar de Cáceres. La presidenta de la asociación, Carmen Flores, ha remitido una carta a la fiscal jefe en la que le adjunta el relato de la propia madre de la niña, de nombre Nerea. En la carta, difundida a los medios por el Defensor del Paciente, solicita Flores la "apertura de una investigación de oficio y la depuración de responsabilidades". En el texto, la presidenta de la Asociación El Defensor del Paciente considera que existió "presuntamente una nefasta asistencia e incluso una denegación de auxilio, ya que tal como explica la madre la tuvieron que llevar en su propio coche a pesar de la gravedad que presentaba" la niña. En cuanto al relato de la madre, en el mismo se especifica que, antes de los hechos, Nerea estaba diagnosticada de convulsiones frebriles no malignas de carácter esporádico por la neuropediatra del Hospital San Pedro de Alcántara. Añade que también conocía la "crisis" de la pequeña la pediatra del consultorio de Casar de Cáceres, así como los otros médicos de este centro, entre ellos la médico que la atendió el 5 de febrero. VEHÍCULO PARTICULAR Según explica el relato, la niña tuvo una crisis cuando estaba en la Guardería Zarapico, donde se percataron de ello a las 15,27 horas. Desde allí dos profesoras la llevaron al consultorio, en el que, una vez avisada, se personó la madre. La progenitora explica que pidió que a su hija se le pusiera oxígeno o al menos se le practicara ventilación con un ambú. En tales circunstancias afirma la madre que el enfermero presente le entregó el ambú, cuando ella no tiene "conocimientos de reanimación ni de primeros auxilios". Añade la madre que a las 15,41 horas, todavía no se había dado aviso al 112 desde el ambulatorio. En dicha situación, llegó el padre y a las 15,52 decidieron llevarse a la niña al Hospital San Pedro de Alcántara en su vehículo particular, sin que nadie les acompañara. Concluye explicando que a las 16,05 llegó la niña al hospital, donde se le estabilizó "correctamente" y posteriormente se le derivó a la UCI Pediátrica del Hospital Clínico de Salamanca. Sin embargo, falleció cinco días después en el hospital salmantino.