El Fiscal mantiene la acusación contra un boliviano por violar, maltratar y amenazar a su pareja en Málaga

MÁLAGA, 17 (EUROPA PRESS) El fiscal mantuvo hoy la acusación y la pena de 13 años de cárcel solicitada para un hombre, nacido en Bolivia, procesado por los delitos de violación, malos tratos habituales y amenazas a su pareja, con la que mantiene en la actualidad una relación sentimental y con la que está en trámites para casarse, según informaron fuentes judiciales. Las fuentes precisaron a Europa Press que el juicio, que comenzó el 3 de febrero, quedó hoy visto para sentencia en la Sección Octava de la Audiencia de Málaga. Según el escrito del fiscal, durante la relación, la mujer fue "insultada y agredida en varias ocasiones", pero nunca se atrevió a denunciarlo. También la intimidó diciéndole: "A mí no me cuesta nada matarte"; mientras que el 28 de octubre de 2007, presuntamente el acusado la obligó a tener relaciones sexuales. El acusado declaró que "en ningún momento" insultó, amenazó, pegó u obligó a su pareja a mantener relaciones sexuales y explicó que la mujer presentó la denuncia en un momento "de irritación" y "por no dejarme ir, por tenerme a su lado". Además, dijo que están "retomando la relación" y que son pareja; habiendo, incluso, pedido fecha para celebrar la boda. Por su parte, la mujer, que en octubre de 2007 denunció a su pareja, se negó a declarar en contra de su pareja, con la que lleva 14 años de relación y tiene una hija en común, rehusando a contestar a casi todas las preguntas del fiscal, especialmente, sobre si la amenazó, la insultó o la obligó a mantener relaciones. Tan sólo dijo que ella lleva seis años en España y él, cuatro, y aseguró que "ya no bebe", aunque no precisó si en 2007 lo hacía. Por contra, la hermana de la mujer, que convivió con la pareja ocho meses, reconoció que presenció insultos y agresiones físicas, en concreto, una bofetada y empujones, y admitió que la víctima le dijo que una vez la obligó a tener relaciones sexuales. Además, aseguró que la hija de la pareja también le hablaba de esta situación. En la primera sesión del juicio también comparecieron ante el Tribunal dos psicólogas que evaluaron tanto a la pareja como a la niña y concluyeron que la mujer presenta rasgos psicológicos como baja autoestima y depresión, compatibles con situaciones de maltrato y de control de él sobre ella. Además, señalaron que no detectaron indicios de simulación en la víctima. Respecto de la niña, dijeron que presenció agresiones "porque el padre le decía que se quedara para que viera lo mala que era su madre". Sobre el acusado, es "posesivo, impulsivo y dominante", según los informes elaborados por las dos psicólogas, quienes aseguraron que él reconoció haberle dado "empujones y manotazos", aunque no los considera como malos tratos o agresiones físicas.