El Juzgado de Orense decreta el secreto de sumario en el caso del matrimonio hallado muerto en Taboadela

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 26 (EUROPA PRESS)

El Juzgado de Instrucción número de tres de Orense decretó hoy el secreto de sumario en el caso del matrimonio hallado muerto a tiros este mediodía en su casa de Taboadela (Orense).

Según informó la Guardia Civil de Orense, los cuerpos con impactos de bala de un matrimonio de 65 y 63 años aparecieron en torno a las 13.00 horas de hoy en el entorno de su casa, en el lugar de Amendo, en Taboadela (Orense), donde fueron encontrados por su hija.

Así, la Guardia Civil, que baraja la hipótesis del homicidio y descarta que pueda tratarse de un nuevo caso de malos tratos, indicó que el hombre tenía un tiro en el cuello, mientras que la mujer presentaba un impacto en la cabeza.

Aunque de momento se desconoce cuándo pudieron morir, todo parece indicar que pudo ocurrir entre la tarde y la noche de ayer. Según indicó el alcalde del municipio, Manuel Gallego, el último vecino que habló con el hombre fallecido lo hizo ayer a las 16.00 horas.

Tal y como declaró el edil de Taboadela a Europa Press, el cadáver del hombre, de 65 años, apareció en las escaleras de la vivienda; mientras que el de la mujer, de 63, se halló en el gallinero.

Los forenses que acudieron a la casa, que permanece precintada, han enviado los cuerpos al Complejo Hospitalario de Orense con el objetivo de que la autopsia pueda arrojar más luz sobre lo ocurrido. Los agentes de la Policía Judicial, que investigan el suceso, y de la Guardia Civil barajan varias hipótesis, aunque descartaron hacer declaraciones hasta recopilar pruebas que desvelen lo que pudo ocurrir.

PERSONAS MUY QUERIDAS

Vecinos de la parroquia de Amendo, donde residían las víctimas desde hace varias décadas, se mostraron compungidos al conocer la noticia. En este sentido, aseguraron a Europa Press que no escucharon nada y explicaron que las víctimas, José y Teresa, eran una personas "muy queridas" en el municipio.

Las mismas fuentes describieron al matrimonio como "una pareja que se llevaba muy bien". "Él era topógrafo --hacía poco que se acababa de jubilar-- y siempre que tenía que viajar, ella le acompañaba", relataron.

Una vecina aseguró a Europa Press que la pareja era tenía dos hijos y, añadió, que Teresa era natural de Santander, "aunque llevaba mucho tiempo viviendo en Taboaleda, desde que se casó con su marido". Precisamente fue la hija quien encontró los cuerpos cuando llegó a su casa para comer con ellos.