El TS ratifica la condena de 39 años de prisión para un hombre que mató al hijo de su ex pareja en Albacete

ALBACETE, 18 (EUROPA PRESS)

El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación interpuesto por Juan Carlos G.L. contra la sentencia dictada el pasado mes de febrero por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Albacete, que le condenaba a un total de 39 años de prisión por matar, en 2006, tras dispararle con una escopeta, al hijo de siete años de su ex compañera sentimental, Julia N.R., a la que también intentó asesinar.

El Tribunal Supremo entiende en su sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, que hubo alevosía, porque la agresión contra el menor y su madre se llevó a cabo por sorpresa y sin que tuvieran posibilidad de defenderse, y, por ello, desestima el recurso presentado por el agresor, además de condenarle al pago de las costas generadas por el proceso de recurso.

De esta forma, se confirma la sentencia de la Audiencia Provincial de Albacete, que imponía a Juan Carlos G.L. una pena de 20 años de privación de libertad por un delito de asesinato consumado, otros 15 por un delito de asesinato intentado, tres por un delito de maltrato habitual y, por último, un año más como autor de un delito de allanamiento de morada.

El acusado, que sin embargo fue absuelto de los delitos de tenencia ilícita de armas y amenazas distintas al maltrato, tendrá que indemnizar también a Julia N.R. con 120.000 euros por la pérdida de su vástago; con 2.430 euros, por las lesiones producidas, y con 24.000, por las secuelas físicas y psíquicas generadas.

Asimismo, al padre del menor deberá de indemnizarle con 60.000 euros, cerrándose el capítulo de indemnizaciones con los 5.655,90 euros que deberá abonar al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM) por los gastos derivados del tiempo en que estuvo siendo atendida por este suceso.

También se ha prohibido al procesado acercarse a quien había sido su pareja, Julia N.R., durante 33 años en su conjunto; periodo durante el cual no podrá comunicarse con ella por cualquier medio directo, indirecto, a través de terceros, e incluso, por vía visual, ni aproximarse a ésta, a su domicilio o lugar de trabajo en un radio de 200 metros.

SIETE DISPAROS

Los hechos ocurrieron en mayo de 2006, cuando Juan Carlos G.L., un ex vigilante de seguridad con licencia para portar armas, mató de madrugada al hijo de su compañera sentimental, un niño de siete años.

Tras una discusión, la mujer y el niño abandonaron el piso en el que vivían. Con el arma en la mano, el presunto homicida les persiguió por las escaleras del edificio. Disparó siete veces. Tres balas alcanzaron al menor, una en la cabeza, provocándole la muerte. Las otras cuatro hirieron a la madre, que fue ingresada en estado grave, pero su vida no corría ayer peligro.

Los tres residían en el sexto piso del número 8 de la calle Palencia, en Albacete. Tras el crimen, el agresor huyó en su propio vehículo, un Suzuki Vitara de color granate. Cuando llegaron los servicios sanitarios, el niño ya había fallecido.

Julia había denunciado hace dos años a Galdón por amenazas. En 2004 se celebró el juicio. Los jueces lo condenaron y le impusieron una orden de alejamiento de seis meses. Pero, tiempo después, reanudaron su relación, hasta el fatal desenlace.