Encarna Llinares muestra su "absoluta repulsa" por el último caso de violencia de género en Orihuela

ALICANTE, 30 (EUROPA PRESS)

La subdelegada del Gobierno en Alicante, Encarna Llinares, condenó hoy el último caso de violencia de género ocurrido ayer en la localidad alicantina de Orihuela. Llinares expresó su "más absoluta repulsa" por el asesinato de una mujer irlandesa de 20 años a manos, presuntamente, de su pareja y que supone la segunda víctima mortal por violencia de género en lo que va de año en la provincia de Alicante, tras la muerte en el mes de abril de una mujer sueca de 67 años.

La subdelegada del Gobierno, en un comunicado, lamentó que "se trata del segundo caso de violencia de género en lo que llevamos de año en la provincia" y añadió que "los agresores deben saber que el Gobierno está poniendo todos los medios y va a seguir haciéndolo para que aquellos que comenten un hecho de estas características sean detenidos y caiga todo el peso de la ley sobre ellos".

Llinares recordó que el presunto agresor de la mujer irlandesa fue detenido ayer en la localidad valenciana de Oliva y que no existían denuncias previas por malos tratos.

"Tenemos que conseguir que las mujeres denuncien porque su vida puede depender de ello", insistió, y añadió que las víctimas "también tienen que saber que no están solas, que hay un sistema de protección a su alcance, pero es necesario que denuncien"

Encarna Llinares volvió a pedir la implicación de la ciudadanía y de toda la sociedad "para que si alguien tiene constancia de un maltrato lo denuncie" y, de esta forma, se pueda "avanzar en la erradicación de la lacra de la violencia de género".