Girona atiende durante el primer trimestre de 2009 un 30% más de mujeres maltratadas

GIRONA, 7 (EUROPA PRESS)

El Servicio de Información y Atención a la Mujer del Ayuntamiento de Girona registró durante el primer trimestre de 2009 un 30 por ciento más de altas de mujeres víctimas de violencia de género que durante el mismo período del año anterior. En total, en los tres primeros meses de 2009 fueron 35 las mujeres que se dieron de alta en el servicio.

El concejal de Políticas Sociales y Cooperación de Consistorio, Joan Olóriz, explicó que entre enero y marzo de 2009, ocho mujeres se dieron de alta en el servicio de tele-asistencia móvil para víctimas de violencia de género --durante todo el 2008 fueron 24 las mujeres dadas de alta al servicio GPS--, lo que supone un 20 por ciento más que durante los mismos meses del año pasado.

Olóriz confesó que "todavía es pronto para concretar las causas de este aumento", pero explicó que desde el servicio no descartan que una de las posibles causas "tenga relación con la actual situación de crisis económica".

El concejal también quiso destacar que desde el Servicio de Información no califican de malo este aumento, ya que "es señal de que hay más valentía entre las mujeres para denunciar".

167 MUJERES ATENDIDAS EN 2008

Olóriz anunció estos datos durante la presentación de la memoria de 2008 del Servicio de Información y Atención a la Mujer. Según los resultados presentados, el año pasado se atendieron en Girona 167 mujeres, 105 de las cuales eran nuevas usuarias, mientras que 62 seguían con el proceso de recuperación. De las nuevas usuarias, 78 pusieron una denuncia contra su pareja.

A las 167 mujeres víctimas de violencia de género atendidas en Girona hay que sumarles las 29 que fueron atendidas por el Centro de Intervención Especializada de la Generalitat de Catalunya, ubicado en Salt (Girona).

El 36 por ciento de mujeres atendidas tenía entre 31 y 40 años, y la gran mayoría eran autóctonas. Olóriz reconoció que cada vez aumentan más los casos de violencia de género entre mujeres extranjeras no comunitarias y sin documentación regularizada, lo que les "preocupa mucho" ya que "tienen muchos más problemas para recibir las principales ayudas" confesó.