Juzgan e Jaén a un hombre acusado de agredir sexualmente y maltratar a su ex compañera sentimental

JAÉN, 19 (EUROPA PRESS)

La sección tercera de la Audiencia Provincial de Jaén acogió hoy el juicio contra un hombre acusado de agredir sexualmente y maltratar con carácter habitual a su ex novia durante los, aproximadamente, dos años en los que mantuvieron una relación.

Sin embargo, este hombre, Carlos P.R., declaró en la vista que es "totalmente incierto" que agrediera a la mujer y únicamente reconoció que en una ocasión le propinó dos bofetadas, pero que fue un "hecho aislado", según fuentes judiciales cercanas al caso consultadas por Europa Press.

Al ser preguntado por el ministerio fiscal sobre las acusaciones de la denunciante, quien sostiene que la violó con objetos como huevos, velas y plátanos, este hombre recalcó que algo así no se lo haría ni a ella ni a ninguna otra persona y que las relaciones sexuales que tuvieron siempre fueron consentidas, de "mutuo acuerdo", y a petición de ella.

"Todo es una falsedad", insistió Carlos P.R. al tiempo que manifestó que, a su juicio, la mujer le denunció porque le quiere "hacer daño". "Me quiere hundir y verme en la cárcel", relató este hombre, quien apuntó que en el fondo de todo el asunto reside su negativa a casarse con ella.

Por su parte, la mujer explicó que durante el tiempo en que estuvieron juntos este hombre la sometió a malos tratos "por la causa que fuera" y que, aunque puso una denuncia en el año 2000 por las dos bofetadas que el otro reconoció haberle dado, no siguió denunciando por miedo a que le pegara más.

Sobre las agresiones sexuales con objetos, hecho que no incluyó en la denuncia al principio, detalló que no lo dijo antes porque le daba "mucha vergüenza", pero que después de hablar con una experta se dio cuenta de que tenía que denunciarlo. Además, aseguró que no se acordaba de si pasaron en el año 2000 o en el 2001, pero que fueron dos episodios diferenciados. "Todo fue en contra de mi voluntad", recalcó.

La denunciante rechazó haber iniciado todo este proceso motivada por un ánimo de venganza y especificó que durante la relación sufrió ataques de nervios por la "mala" situación que pasó.

En esta misma línea, la madre de esta mujer afirmó haber sido testigo de peleas y golpes de él hacia ella, tales como bofetones o tirones del pelo. "Las relaciones con él eran serias porque sabíamos lo que había pero teníamos que aguantarnos", manifestó para precisar acto seguido que discutían "constantemente".

Inicialmente, el ministerio fiscal pedía en su escrito que este hombre fuera condenado a 42 años de prisión por un delito de malos tratos habituales, dos faltas de lesiones y tres delitos de agresión sexual. Además, solicitaba que indemnizara a la mujer con la cantidad de 31.000 euros.