La escuela de El Prat cerrada por agresiones reabre sus puertas con menos alumnos

Educación garantiza que el profesor acusado de abusos sexuales no volverá a impartir clases en el centro EL PRAT DE LLOBREGAT (BARCELONA), 23 (EUROPA PRESS) El Centreo de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Jaume Balmes de El Prat de Llobregat reabrió sus puertas esta mañana con normalidad, pero con una significativa reducción del número de alumnos. El centro estuvo cerrado una semana por las agresiones que recibieron varios docentes por parte de un grupo de familiares que acusaban a un profesor de presuntos abusos sexuales. El colegio, situado en el barrio de Sant Cosme, empezó a recibir alumnos poco antes de las 9 de la mañana. La dirección del centro aplicó cambios respecto lo habitual: tan sólo se habilitó un acceso de entrada y se impedía que los familiares pudieran acompañar dentro del centro a los alumnos. En cuanto a los profesores, la mayoría accedieron juntos a las 9 horas en medio de la vigilancia de la policía local sin que se produjeran incidentes. Muchos padres y madres, principalmente del colectivo gitano, prefirieron no llevar a sus hijos a la escuela por la polémica suscitada tras el caso de presuntos abusos sexuales sobre una niña de 6 años de esta etnia. Alguna alumna de los últimos cursos de Primaria se negó a entrar en la escuela, a pesar de que sus familiares la instaban a hacerlo. Según fuentes del centro, en este primer día de reapertura la asistencia de alumnos se había reducido "significativamente" y esperaban recuperar la normalidad a medida que pasen los días y que el caso se resuelva judicialmente. La jueza de El Prat está a la espera de tomar declaración a la niña de 6 años que presuntamente fue víctima de abusos sexuales por parte de un profesor. El docente, que se encuentra de baja médica, fue agredido por los familiares de la niña en el centro y quedó en libertad provisional aunque imputado por un presunto delito de abusos sexuales. En declaraciones a Europa Press, fuentes de la Conselleria de Educación garantizaron que el profesor no volverá a impartir clases en el centro. Unas 500 personas se manifestaron el sábado por las calles de El Prat para reclamar "justicia" en el presunto caso de abusos sexuales en la escuela.