La fiscal pide 16 años para un acusado de matar a su pareja a puñaladas

  • Madrid, 20 may (EFE).- La fiscal ha pedido hoy una pena de 16 años de cárcel por los delitos de homicidio y quebrantamiento de medida cautelar para José Antonio P.A., acusado de haber propinado a su pareja una serie de puñaladas que le causaron la muerte cuando pesaba sobre él una orden de alejamiento por malos tratos.

La fiscal pide 16 años para un acusado de matar a su pareja a puñaladas

La fiscal pide 16 años para un acusado de matar a su pareja a puñaladas

Madrid, 20 may (EFE).- La fiscal ha pedido hoy una pena de 16 años de cárcel por los delitos de homicidio y quebrantamiento de medida cautelar para José Antonio P.A., acusado de haber propinado a su pareja una serie de puñaladas que le causaron la muerte cuando pesaba sobre él una orden de alejamiento por malos tratos.

La acusación particular, que representa a la familia de la fallecida, así como la acusación popular, ejercida por la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, han pedido sin embargo para el procesado veintitrés años de cárcel, al considerar que se trata de un delito de asesinato y no de homicidio.

Según el escrito del fiscal, en la madrugada del 16 de julio de 2007, en el transcurso de una discusión el acusado propinó a su pareja Ana Mercedes S. múltiples puñaladas, tras lo que se fue del domicilio mientras ella salía corriendo desnuda al portal, donde varios vecinos la auxiliaron hasta su traslado al hospital, muriendo tres días más tarde.

En el juicio que ha terminado hoy en la Audiencia Provincial de Madrid ante un jurado popular que se reunirá a partir de mañana para emitir su veredicto, el acusado ha aprovechado su turno de última palabra para "pedir perdón a la familia de la fallecida y a todos los presentes por ese daño que yo no quería".

Su defensa, que ha solicitado que la pena por el delito de homicidio se rebaje a cinco años, alega que el acusado se encontraba bajo el efecto del alcohol y las drogas cuando agredió a su pareja, según afirmó ayer el propio José Antonio P.A. durante la vista oral.

Diversos médicos que han comparecido como testigos y peritos a lo largo de esta mañana han negado que el procesado pudiera haber sufrido en el momento de los hechos alguna clase de trastorno mental, aunque desde su ingreso en prisión sí ha experimentado varios brotes psicóticos, que la psiquiatra del centro penitenciario ha afirmado que podrían deberse al consumo abusivo de alcohol.

La defensa ha destacado también que José Antonio P.A. se entregó voluntariamente a la policía y admitió su culpa, aunque afirmando que no recordaba nada porque "iba muy borracho y drogado", pero las acusaciones no consideran que esto pueda constituir un atenuante, ya que no se entregó hasta dos días más tarde de los hechos, cuando ya sabía que estaba siendo buscado.

La otra cuestión que las partes han dirimido en sus alegatos finales ha sido la de si se produjo o no un quebrantamiento de medida cautelar, que añade un año de cárcel a los quince solicitados por homicidio o los veintidós por asesinato, porque el acusado y la víctima convivieran pese a la orden de alejamiento.

Para la defensa, el consentimiento de la víctima en esta situación invalida el delito, en lo que ha definido como una "situación problemática dentro del derecho porque requiere dos partes", y ha instado al jurado a cuestionarse: "¿Entenderían que a la fallecida se le hubiera imputado un delito como cómplice?"

En esta línea, la abogada que ha ejercido la acusación popular en representación de la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres ha concluido su informe insistiendo en la necesidad de medidas que garanticen el cumplimiento de este tipo de órdenes, ya que "la protección no se puede dejar al albur de la persona, hay que pensar cómo proteger a la víctima".