La mujer del hombre acuchillado en Irun dice que "volvería a hacerlo"

  • San Sebastián, 11 may (EFE).- Conchi Miranda, la esposa de Juan Pablo Urtizberea, el hombre herido el sábado en Irun (Guipúzcoa) cuando intentaba auxiliar a una mujer asesinada por su ex pareja, ha afirmado hoy que su marido "volvería a hacerlo otra vez" y ha deseado la "mayor condena" para el responsable de la agresión.

San Sebastián, 11 may (EFE).- Conchi Miranda, la esposa de Juan Pablo Urtizberea, el hombre herido el sábado en Irun (Guipúzcoa) cuando intentaba auxiliar a una mujer asesinada por su ex pareja, ha afirmado hoy que su marido "volvería a hacerlo otra vez" y ha deseado la "mayor condena" para el responsable de la agresión.

Miranda ha afirmado, en declaraciones a los periodistas en las puertas del Hospital Comarcal del Bidasoa, en el que está ingresado su marido, que Urtizberea se encuentra "bien", aunque "un poco dolorido" por las dos heridas de arma blanca que sufrió al intentar socorrer a Yasmín Zamia Rodríguez, quien finalmente murió a causa de una cuchillada en el cuello.

En la madrugada del sábado Urtizberea viajaba en su motocicleta por Irun cuando vio dos vehículos que parecían haber sufrido un accidente, por lo que detuvo su marcha y observó que un hombre estaba atacando a una mujer con un cuchillo.

Al intentar evitar el asesinato, el agresor se volvió contra él y le asestó dos cuchilladas en el abdomen.

Conchi Miranda ha señalado que Urtizberea, que presenta pronóstico reservado, "no se arrepiente de nada y volvería a hacerlo otra vez, no se lo pensaría".

Ha comentado que su marido, quien ha abandonado hoy la UCI, se encontraba esta mañana "un poco más desanimado" porque "está viendo las noticias en la tele y se está dando cuenta de todo realmente", lo que se le está haciendo "muy duro".

Juan Pablo Urtizberea fue plenamente consciente de lo que ocurría al parar su moto y "lo único que hizo fue intentar sacar" al asesino de encima de su víctima.

Aún no han decidido si interpondrán una denuncia, lo que depende del propio Urtizberea, aunque su mujer ha aventurado que lo hará, porque el asesino "tiene que tener la mayor pena posible".

Conchi Miranda tuvo la oportunidad de conocer ayer, durante una concentración organizada por el Ayuntamiento de Irun, a la madre y la hija de la víctima, lo que constituyó para ella "un momento muy duro".

Sobre el asesino, ha dicho "no sentir nada hacia esa persona", para la que ha deseado la mayor pena posible.

"Pero creo que él lo peor se lo va a llevar ahora, cuando se dé cuenta realmente de lo que ha hecho, no va a ser nada fácil", ha sostenido.

Por su parte, el padre del herido, Juan Mari Urtizberea, ha definido a su hijo como "muy nervioso" y se ha mostrado convencido de que volvería a hacerlo, ya que se trata de una persona de la que "nadie tiene ninguna queja" y es apreciado en su barrio.