La mujer detenida tras encontrar la Policía a su bebé en un armario era ecuatoriana y no tenía antecedentes

MADRID, 24 (EUROPA PRESS) La mujer que fue detenida tras encontrar la Policía a su hijo recién nacido en el armario de su casa se llama Marianela G.M., una ciudadana ecuatoriana de 30 años que residía legalmente en España desde hace varios años y que no tenía antecedentes penales, según informaron a Europa Press fuentes policiales. Los hechos ocurrieron el pasado miércoles día 18 de marzo por la noche, cuando la detenida acudió al Hospital de La Paz, acompañada de una amiga, quejándose de un dolor de estómago y sangrando abundantemente. Tras los primeros reconocimientos, los médicos se dieron cuenta que la mujer había dado a luz a término y daba positivo a las pruebas de embarazo, según indicó un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Aunque la acusada en un principio negó haber parido, después de entrar en muchas contradicciones, confesó el jueves que había tirado el recién nacido a un contenedor "algo" envuelto en una bolsa. Ante la gravedad de los hechos, los agentes del Grupo X de Homicidios de la Brigada Provincial de la Policía Judicial se hicieron cargo de la investigación. Así, tomó declaración a su compañera de piso y la Policía Científica inspeccionó ocularmente su casa para encontrar restos biológicos y, más adelante, los contenedores de basura próximos a su domicilio, con resultado negativo. El bebé seguía sin aparecer y por eso los agentes dieron aviso al vertedero de Valdemingómez, en previsión de que el cuerpo sin vida hubiera llegado allí. Sin embargo, la llamada de un familiar de la supuesta homicida el sábado por la noche puso en alerta a los investigadores, ya que manifestó haber encontrado un feto envuelto en ropa en el fondo de un armario en la vivienda de la mujer, ubicada en el madrileño distrito de San Blas. Una vez que el juez de guardia y el médico forense acudieron al domicilio en cuestión, se produjo el levantamiento del cadáver y su traslado al Anatómico Forense. La autopsia determinó que había nacido vivo. La presunta homicida pasó a disposición judicial y ya se encuentra en prisión, en espera de que se produzca el juicio. "La mujer, con todas las pruebas evidentes y tras el hallazgo del feto, no dio más detalles. Los hechos hablaban por si solos", concluyó la portavoz policial. UN HECHO SIMILAR EN ORCASITAS Hace casi dos años ocurrió un hecho similar en Orcasitas. Los agentes de la madrileña Comisaría de Usera se toparon con el cadáver de un bebé envuelto en un pantalón en el armario de un baño en un piso de la calle Parque de la Paloma. Su supuesta madre había llamado al Samur por una hemorragia vaginal, sin indicar a los sanitarios que había dado a luz. Ya en el hospital 12 de Octubre una ecografía reveló restos de placenta y cordón umbilical en el vientre de la mujer, por lo que el Summa dio aviso a la Policía y se trasladó nuevamente al piso de la joven, donde halló el cuerpo del recién nacido ubicado debajo del lavabo del baño. Los padres fueron detenidos.