Lorenzo dice que se activaron todos los mecanismos previstos en la Ley para proteger a la fallecida

CASTELLÓN, 28 (EUROPA PRESS)

El subdelegado del Gobierno en Castellón, Antonio Lorenzo, aseguró hoy que en el caso de la mujer que falleció asfixiada supuestamente a manos de su compañero sentimental, cuyo cadáver fue hallado ayer en un domicilio de la ciudad, "se pusieron en marcha todos los mecanismos de protección para que se cumpliera la orden de alejamiento que había vigente".

"La mujer acudió a los servicios sociales para atender a las mujeres víctimas de maltrato, pero, aunque todos los mecanismos policiales, judiciales y de asistencia social se activaron, lamentablemente perdió la batalla", indicó Lorenzo, quien señaló que la fallecida "parece que tenía relación con cierta fluidez" con su ex pareja, sobre el que pesaba una orden de alejamiento aunque iba a recoger al hijo común a la vivienda.

En esta línea, consideró que "ni la Policía, ni el juzgado, ni, al parecer, la propia víctima tuvieron plena conciencia del riesgo real que, en última instancia, representaba que el detenido siguiera estando cerca de ella". El presunto homicida ya se encuentra en las dependencias de la Comisaría de la Policía Nacional de Castellón, desde donde hoy o mañana pasará a disposición judicial.

Lorenzo realizó estas declaraciones tras la concentración de cinco minutos de silencio que se llevó a cabo en la puerta de la Subdelegación del Gobierno para manifestar la repulsa ante esta muerte y mostrar la solidaridad con la familia de la víctima.

Según explicó el subdelegado, "siempre que hay una muerte, a todos nos cabe pensar que la sociedad y las instituciones podríamos haber ido más allá", pero aclaró que desde el 25 de abril, fecha en la que la mujer presentó una denuncia ante la Policía Nacional, "se pusieron todos los mecanismos que prevé la Ley para combatir estas circunstancias, y esa denuncia se sustanció en una orden de alejamiento por parte del juzgado de violencia de género, que llevaba asociado un régimen de visitas del hijo de ambos por parte de su padre".

Lorenzo aseguró que le consta que la pareja se vio durante ese mes que transcurrió desde que se dictó la orden de alejamiento hasta que falleció, y -dijo- "en ese tiempo él acudió reiteradamente a recoger al niño, por lo que parece que tenían relación con cierta fluidez". Evidentemente, "ni la Policía, ni el juzgado, ni, al parecer, la propia víctima tuvieron plena conciencia del riesgo real que, en última instancia, representaba que el detenido siguiera estando cerca de ella".

Antonio Lorenzo mostró la "más absoluta repulsa" por parte del Gobierno de España y de la sociedad castellonense a la persistencia de este tipo de actuaciones, del terrorismo machista que "en este caso, ha acabado con la vida de una mujer", y añadió que "el Gobierno sabe que esto es una guerra larga y difícil, en la que está implicado junto a la sociedad para actuar con contundencia y sabe que esa guerra larga consta de múltiples batallas".

"Lamentablemente esta mujer perdió su batalla presuntamente a manos de su compañero, y quiero trasladar a la sociedad un mensaje de firmeza en la lucha contra el terrorismo machista, animar a la gente a que manifieste su absoluta repulsa y desprecio hacia los que, diciendo que quieren a las mujeres, acaban matándolas en la privacidad del hogar", manifestó.