Los forenses afirman que el acusado de matar a su esposa en Burriana (Castellón) no presenta ninguna enfermedad mental

Etiquetas

CASTELLÓN, 23 (EUROPA PRESS)

Los dos forenses que declararon hoy en calidad de peritos en el juicio que se ha celebrado en la Audiencia Provincial de Castellón contra A.G.D., acusado de asesinar a su esposa tras asestarle hasta 33 cuchilladas en marzo de 2007 en el domicilio familiar de Burriana (Castellón), aseguraron que el procesado no presenta indicios de padecer enfermedad mental, por lo que conocía la ilicitud de los hechos.

Así mismo, señalaron que el acusado había sido tratado por un trastorno de adaptación "por sus circunstancias sociales y personales, lo que está dentro de la experiencia humana normal" y, en su personalidad, el rasgo más acusado es el narcisista, "que consiste en un carácter rígido, orgulloso de sí mismo", explicaron.

Además, manifestaron que el procesado, antes de los hechos, "sufrió un deterioro con gran carencia afectiva, tras lo que apareció su reacción brutal", así como que la intención del acusado de quitarse la vida tras matar a su esposa "era real, ya que el corte que se produjo en el cuello era profundo".

En las conclusiones definitivas, el fiscal pide para el acusado de 23 años de prisión, ya que cambia el delito de violencia doméstica por una falta de maltrato, por la que reclama seis días de localización permanente y la prohibición de acercarse a su suegra durante seis meses. Por su parte, la acusación particular introdujo un delito de violencia doméstica, por el que suma 1 año de prisión a la pena inicialmente solicitada, lo que supone un total de 29 años y seis meses.

El abogado del Estado se adhirió a la petición de pena del ministerio público, mientras que el magistrado dio por "caída" la personación del abogado de la Generalitat Valenciana, quien no compareció en ninguna sesión del juicio. Finalmente, la defensa solicita ocho años de prisión para el acusado por un delito de homicidio, más seis meses por quebrantamiento de condena, pues pide que se apliquen las eximentes incompletas de legítima defensa y arrebato u obcecación. El juicio quedó visto para sentencia.