Los médicos redactan más de 5.500 informes por presunta violencia doméstica desde 2005 en la comunidad

Los profesionales sanitarios dispondrán de un protocolo para detectar y saber cómo actuar los casos de violencia de género

VALENCIA, 25 (EUROPA PRESS)

Los médicos de la red pública de la Comunidad Valenciana han redactado más de 5.500 informes por presuntos casos de violencia doméstica desde 2005, por lo que la Conselleria de Sanidad ha elaborado un protocolo para ayudarles a detectar este problema y saber cómo actuar.

El conseller de Sanidad, Manuel Cervera, presentó hoy este protocolo con el que se pretende ayudar a los profesionales médicos a impedir "un nuevo brote de violencia de género" facilitándoles criterios que permitan guiar la búsqueda activa, la detección precoz y la valoración de las situaciones de maltrato en el ámbito de la atención primaria y especializada.

Para ello, se les informa de a quién, cuándo, cómo y qué se debe preguntar, además de una serie de consejos de qué y qué no se debe hacer junto a ejemplos de preguntas para el abordaje y unos indicadores de sospecha de maltrato. Además, se les indican las pautas que deben seguir para los casos de que la mujer se encuentre en peligro extremo y cuando no sea así.

Del mismo modo, se ha editado un tríptico dirigido a las víctimas en el que, tras un listado de formas de maltrato y de los peligros en que pueden derivar, se les indica qué tipo de ayuda pueden recibir de los profesionales médicos.

Cervera recalcó que "es más que necesario contribuir desde el sector sanitario a la sensibilización de la población general sobre el tema de la violencia de género ya que el objetivo fundamental es que la atención a la víctima de este tipo de violencia sea eficaz además de inmediata".

Del mismo modo, además del protocolo Sanitat ha impartido cursos a médicos generales de centros de salud y de servicios de urgencias, a matronas, enfermeros, trabajadores sociales y técnicos de salud pública para que sepan cómo abordan este problema.

Así, en el caso de que la víctima sí se encuentre en un caso de peligro extremo, es también informada de sus derechos y recursos existentes y, si se estima oportuno, son remitidas al hospital, u otros servicios sanitarios especializados más cercanos. El profesional se asegura en segundo lugar de que la víctima esté acompañada en todo momento tras su derivación al trabajador social de referencia o al Centro de Mujer 24 horas.

Además, a partir de este momento en caso de que la mujer tenga hijos, el pediatra también es informado y posteriormente, se emite el informe por presunta violencia de género doméstica, además de incluir en la historia clínica el episodio describiendo las lesiones físicas y psíquicas.

Cervera destacó al respecto que la colaboración con la Conselleria de Justicia "está siendo muy estrecha" para poder ofrecer "el mejor servicio" a las víctimas de la violencia de género. De este modo, se coordinará los hospitales, centros de atención primaria y de especialidades y las Unidades de Conductas Adictivas de la Comunitat Valenciana con los Centros Mujer 24 Horas y los Centros de Atención Integral con el fin de agilizar la atención precoz de los casos de violencia machista.

Por su parte, la Conselleria de Justicia y Administraciones Públicas llevará a cabo cuantos protocolos de actuación sean necesarios para la atención a las víctimas de la violencia machista y organizará cursos de formación destinados a los profesionales de su ámbito de actuación para garantizar la correcta atención de las víctimas, además de realizar actividades dirigidas a las mujeres para que conozcan todos los servicios disponibles a su alcance.

PERFIL DE LAS DENUNCIAS

De los 5.504 informes recibidos por Sanitat desde 2005, se desprende que el 66,6% de las personas adultas atendidas por presunta violencia de género tienen entre 20 y 39 años de edad, el 19,3% tienen entre 40 y 49 años y el 10,9% superan los 50 años y sólo el 3,1% de las personas adultas agredidas son menores de 20 años.

Más de la mitad de las personas agredidas son españolas, concretamente el 55,8%, mientras que 21,8% de los casos de presunta violencia doméstica se han registrado en personas de América Latina, el 10,1% de países de Europa del Este, mientras que el 6'6% tienen su origen en personas procedentes de otros países de la Unión Europea, el 3'6% del Norte de África, y el resto son personas originarias del resto de África, Asia y Norteamérica.

Los informes reflejan también que el 44,5% de las personas agredidas están casadas o viven en pareja, el 35,1% son solteras y el 18% están separadas o divorciadas.

En cuanto a su situación laboral, el 54,1% de las personas tienen un trabajo remunerado, mientras que el 45,9% están en situación de desempleo. Además, el 41,8% están en posesión de los estudios primarios, el 36,9% de los estudios secundarios, el 11,3% había cursado estudios universitarios y el 10% eran personas sin titulación.