Sevilla.- Sucesos.-La víctima de Los Pajaritos había renunciado a declarar contra su marido y a una orden de alejamiento

SEVILLA, 10 (EUROPA PRESS) Aunque la mujer de 29 años fallecida hoy a manos de su esposo en la calle Cigüeña de Sevilla capital había denunciado al menos en dos ocasiones a su supuesto verdugo por violencia en el ámbito familiar, ella misma renunció ante un juzgado de Violencia sobre la Mujer a declarar contra su posterior verdugo e incluso retiró la petición de orden de alejamiento que inicialmente había cursado, según informaron a Europa Press fuentes judiciales. Según tales fuentes, la denuncia formalizada por Cristina M.R., española de 29 años, contra Pedro C.M. en verano de 2008 incluía una petición de orden de alejamiento contra su esposo a tenor del contenido de la denuncia, malos tratos en el ámbito de esta familia en la que se integraban dos hijos de uno y seis años. La denuncia fue recogida por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número uno de Sevilla, pero cuando la citada instancia judicial llamó a declarar a Cristina M.R. y ésta se personó ante el juez, renunció a declarar contra su esposo e incluso se retractó de su petición de orden de alejamiento, según fuentes consultadas por Europa Press. La Policía Nacional está contactando con los familiares de ambos cónyuges mientras Pedro C.M. ha sido ingresado en estado grave en el área de Traumatología del hospital Virgen del Rocío, donde está siendo tratado por los médicos bajo custodia policial. En concreto, el joven sufre fracturas en tibia y fémur de una extremidad y se le están practicando pruebas ante la sospecha de que padezca además traumatismos torácico y abdominal tras haberse arrojado desde un cuarto piso de la calle Cigüeña. El cadáver de Cristina M.R. presenta múltiples heridas de arma blanca, por lo que una autopsia debe esclarecer cuál de las lesiones ocasionó su muerte o si quizá muriera por pérdida de sangre. La calle Cigüeña, de cualquier forma, ha sido cerrada al tráfico por la Policía Nacional, que ha desplegado a su Grupo de Homicidios y a los agentes de la Policía Científica para investigar el crimen.