Sevilla.- Sucesos.- Vecinos de la calle Cigüeña dicen que el matrimonio no había protatonizado "ninguna discusión"

Describen a la víctima del crimen como una "buena persona" SEVILLA, 10 (EUROPA PRESS TELEVISIÓN) Los vecinos del entorno de la calle Cigüeña, donde el joven Pedro C.M. ha dado hoy muerte a su esposa con un arma blanca antes de arrojarse al vacío desde un cuarto piso, aseguraron hoy que en la vivienda en la que residía este matrimonio no se escuchaba "ninguna discusión" que levantara sospechas en cuanto a malos tratos, señalando que la fallecida, Cristina M.R. era "muy buena persona". En declaraciones a los periodistas en la propia calle Cigüeña, una de las vecinas relató que se encontraba en su hogar "viendo la televisión cuando" su hija "me dijo que un hombre se había tirado por la ventana y cuando me asomé, lo vi boca abajo en el suelo y parecía que movía un brazo", según su narración. En ese sentido, destacó la "sorpresa" reinante entre el colectivo de vecinos, porque "nunca" escucharon discusiones de este matrimonio. "Se les veía un matrimonio normal", dijo. "Nos hemos quedado sin palabras, no sabía que sufría malos tratos, porque se les veía una relación normal, pero dentro de casa nunca se sabe... Menos mal que lo niños no estaban dentro de la casa", explicó en alusión a los hijos de uno y seis años que deja Cristina M.R. Por su parte, otra de las vecinas explicaba consternada que la víctima, de 29 años de edad, era "una muchacha muy buena", opinión que a su lado compartía otro vecino de una vivienda cercana a la que habitaban la víctima y Pedro C.M. Por último, otra de las vecinas explicó que cuando se percató de lo ocurrido, se asomó por la ventana y vio al supuesto autor del crimen yaciendo en el suelo "con las piernas rotas y ensangrentado de cintura para abajo". "Estaba vivo porque a mí me miró", relataba a los periodistas.