Tres miembros de una misma familia, detenidos por agredir a dos hermanos de otra familia rival en Siero (Asturias)

La Policía sigue buscando a una cuarta persona que también golpeó a un hombre y una mujer, hermanos, en un recinto ferial

OVIEDO, 3 (EUROPA PRESS)

La Policía Nacional de Pola de Siero (Asturias) ha detenido a tres miembros de la misma familia, un padre y dos hijos, por agredir a dos hermanos de otra familia rival. Todos los implicados se dedicaban a las ferias ambulantes, según informó la Policía a través de una nota de prensa.

Fue ayer a las 14.00 horas cuando en el recinto ferial de Pola de Siero se originó una discusión entre los miembros de las dos familias rivales. Las personas implicadas fueron, por una parte, un hombre y una mujer, hermanos, que resultaron heridos y por la otra un padre con sus tres hijos.

Según las primeras informaciones, los primeros estaban montando unas camas elásticas en el recinto ferial referenciado cuando vieron llegar en una furgoneta a los cuatro miembros de la familia que comenzaron a golpearlos con palos hasta que consiguieron refugiarse en el coche de un amigo. Los dos hermanos resultaron heridos leves. La mujer recibió asistencia médica y fue dada de alta en el Hospital Central de Asturias.

El Grupo de Policía Judicial de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Pola de Siero inició una investigación que se saldó con la detención del padre del clan JM.N.L hombre de 48 años, nacido en Miranda de Castañar (Salamanca) y con domicilio en Siero. Le constaban antecedentes policiales por hechos violentos. Dos de sus hijos han prestado declaración ante el Juzgado de Instrucción número dos de Pola de Siero. El tercero de los hijos está siendo buscado.

Las discusiones entre ellos suelen ser frecuentes y están relacionadas con su actividad de feriantes. En algunas ocasiones estos desencuentros han derivado en agresiones mutuas en las que han llegado a utilizar objetos peligrosos tales como cuchillos, palos, barras de hierro, y ocasionalmente incluso armas de fuego, según señaló la Policía.

Según la nota de prensa policial, esas personas suelen ser reacias a solventar sus problemas con denuncias ante la Policía o ante la Guardia Civil, prefiriendo hacerlo "a su manera" y con arreglo a sus propios códigos de conducta. "Esta forma de actuar dificulta enormemente la labor policial resultando muy difícil llegar a conocer los verdaderos motivos que pueda haber detrás de las agresiones", concluyen.