Un acusado de asestar 16 puñaladas a su pareja declara que no recuerda nada porque estaba "borracho y drogado"

La defensa sostiene que el procesado "no tenía intención de matar", pero el alcohol influyó en su actuación

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

Un dominicano acusado de asestar dieciséis puñaladas a su pareja declaró hoy en el juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Madrid que no recuerda nada del crimen ocurrido la madrugada del 16 de julio de 2007 porque estaba "borracho y drogado" después de pasar casi dos días fuera de casa bebiendo en discotecas y bares del distrito de Tetuán.

Un jurado popular comenzó esta mañana a enjuiciar los hechos sucedidos que se atribuyen a José Antonio P.A., de 42 años. El procesado se enfrenta a dieciséis años de prisión por un delito de homicidio y otro de quebrantamiento de medida cautelar al pesar sobre él una orden de alejamiento respecto a la víctima.

La acusación particular, en representación de la madre y el hermano de la víctima, eleva a 19 años de prisión la pena solicitada de forma alternativa al calificar los hechos de asesinato por ser "un ataque sorpresivo" en el que la víctima no tuvo posibilidad de defenderse.

La defensa del procesado encuadró los hechos en la enajenación mental que sufre su cliente por la esquizofrenia que padece, si bien declinó solicitar la eximente completa --que le exonera de responsabilidad penal-- al estimar que éste era consciente de sus actos. El abogado persigue que el tribunal de jurado aprecie la concurrencia de una circunstancia atenuante por consumo de estupefacientes para rebajar la pena por el homicidio.

Además, esgrimió que "no tenía intención de matar" y subrayó que el hecho de haber ingerido elevadas cantidades de alcohol y drogas influyó en su actuación. "Las pruebas nos hacer tener dudas de que sin una situación externa, mi cliente asestara hasta dieciséis puñaladas", recalcó el letrado al informar al jurado popular sobre su tesis de los hechos sucedidos.

El acusado convivía con su pareja, aunque sabía que no podía acercarse a ella al haberse dictado un auto que le impedía aproximarse a menos de 500 metros de la mujer. En el momento del fallecimiento la víctima tenía dos hijas menores de edad que residían en la República Dominicana.

MEMORIA SELECTIVA

En su declaración, José Antonio P.A. narró que la tarde del 16 de junio, un domingo, llegó a casa por la tarde después de estar el día anterior bebiendo en diferentes bares de copas de la zona. "Llegué y me acosté en el sofá. Mi pareja llegó alterada. No sé que pasó. Creo que ella cogería un cuchillo para intentar hacer algo. No recuerdo más", insistió.

En cambio, sí recordó que después se fue a otro bar y a deambular por la calle. Unos conocidos le comentaron que a su mujer la habían trasladado a un hospital por las heridas y le preguntaron si había sido él. José Antonio P.A. decidió entonces entregarse en la comisaría de Tetuán, reconociendo ser el autor de las puñaladas.

La fiscal sostiene que sobre las 01.00 horas de ese día, la pareja inició una pelea en la cocina en la vivienda en la que ambos convivían en la calle Román Alonso de Madrid. En un momento determinado, el procesado cogió un cuchillo de cocina de 11 centímetros de hoja y se lo clavó hasta en dieciséis ocasiones a su compañera sentimental.

Del total de las cuchilladas, nueve afectaron a sus manos, antebrazos y brazos, y el resto a diferentes zonas del tórax. La mujer murió tres días después por una parada cardiorrespiratoria causada por la multitud de heridas que presentaba su cuerpo.