Un jurado popular juzgará en junio en Valladolid a la cuidadora acusada de la muerte de un bebé

Fiscalía pide 12 años por homicidio y la acusación particular 25 por delito de asesinato

VALLADOLID, 9 (EUROPA PRESS)

Un jurado popular juzgará a partir del próximo día 19 de junio a María del Rosario R.D, la cuidadora que se encuentra imputada como presunta autora de la muerte de un bebé de seis meses ocurrida el día 11 de agosto de 2007 en Valladolid. El juicio tendrá lugar en la Audiencia de Valladolid y, en principio, está previsto que se prolongue hasta el próximo día 24 de junio, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

El Ministerio Fiscal, en su escrito de calificación provisional, considera que la acusada es autora de un delito de homicidio, como ya enmarcó inicialmente, y solicita la pena de 12 meses de prisión además de la obligación de indemnizar con 150.000 euros a la madre del bebé.

Por su parte, la acusación particular que ejerce el letrado Juan Carlos Rubio Barbería, en representación de la madre de la niña, Ana Helena A.V, solicitará para la imputada una pena de 25 años de prisión por delito de asesinato agravado, al considerar que su conducta reúne todos los condicionantes necesarios para solicitar una condena máxima, al concurrir, en su opinión, las circunstancias agravantes de alevosía y ensañamiento.

Frente a ambas acusaciones, el letrado de la defensa de la 'canguro' solicitará una sentencia absolutoria, fundamentado en la propia versión de su patrocinada, que niega cualquier responsabilidad en la muerte del bebé que tenía a su cargo.

IMPUTABLE PENALMENTE.

Un informe emitido por el Instituto de Medicina Legal de Valladolid establece que María del Rosario R.D. es imputable desde el punto de vista penal. Tras un primer informe sobre la capacidad intelectiva de la acusada, que no detectó retraso mental pero sí advirtió de que presenta algunas limitaciones cognitivas que la sitúan en la categoría de límite o borderline, el juzgado encargado del caso solicitó un segundo análisis para conocer su responsabilidad penal.

Este último informe ratificó que la niñera es plenamente imputable desde el punto de vista penal a los efectos de una posible condena, ya que, tal y como entienden los forenses, sabe lo que hace y es consciente de las consecuencias de sus actos.

La acusada permanece en situación de prisión provisional desde el día 4 de septiembre de 2007, fecha en la que el juez instructor dictó auto de imputación tras analizar el informe de autopsia y ver incompatible la versión de un posible zarandeo de la menor, en un posible intento por evitar que se atragantara al tomar la papilla, con las gravísimas lesiones que ésta presentaba en la cabeza.

Los hechos investigados hacen referencia a la muerte de la niña vallisoletana de seis meses ocurrida el 11 de agosto de 2007 en el General Yagüe de Burgos, donde ingreso con politraumatismos en la cabeza y una hemorragia cerebral. La niña fue atendida a primera hora de la tarde del jueves, día 9 de agosto, en el Clínico Universitario de Valladolid y poco después, ante la falta de una UCI pediátrica, trasladada en helicóptero a su homólogo burgalés.

Las lesiones que presentaba la niña pusieron en alerta a los sanitarios, que más tarde y, tras un reconocimiento más en profundidad, rellenaron un informe protocolario ante la posibilidad de que se tratara de un caso de malos tratos en el ámbito familiar.