Unas 150 personas piden "conmocionadas" en Adra la "equiparación" de víctimas de violencia de género

La alcaldesa, Carmen Crespo, califica de homicidio de Manuel L. como un caso "moral aunque no lo contemple la ley"

ADRA (ALMERÍA), 15 (EUROPA PRESS)

Alrededor de 150 personas se han concentrado hoy en la Puerta del Mar de Adra (Almería) para pedir a "equiparación" de las víctimas de violencia de género tras la muerte a manos de su ex marido de Manuel L., al que compañeros en el ayuntamiento abderitano y vecinos se han referido como un hombre "entrañable, comprometido y muy vinculado al tejido asociativo de un municipio en el que residía desde hace once años y al que su pérdida ha dejado "sumido en el más profundo dolor y conmoción".

Pese a la lluvia, los ciudadanos de Adra, acompañados de la corporación local y miembros de colectivos, han mostrado su "cariño" hacia la familia de la víctima, natural del pequeño pueblo de Alcudia de Monteagud, de apenas 148 habitantes, y han expresado su rechazó "enérgico y contundente" a la violencia de género "en todas sus manifestaciones".

Tras cinco minutos de silencio en recuerdo de Manuel L., la alcaldesa de Adra, Carmen Crespo (PP), criticó la "insuficiencia" de la ley "en lo que respecta a las parejas del mismo sexo" y aseguró que, desde el Consistorio, no dudan en entender "el brutal asesinato" como un caso de violencia de género "desde el punto de vista moral, aunque no técnicamente".

Crespo, emocionada al igual que los compañeros en el Área de Servicios Sociales, aludió a la "labor entusiasta, propia de alguien a quien le gustaba lo que hacía" que el joven de 34 años desarrollaba en el programa de prevención de drogodependencias y, "paradójicamente, de violencia de género". Resaltó el carácter de Manuel L. como un "abderitano más, que se vinculó, luchó y solidarizó con la ciudad que lo acogió, entregándose en cuerpo y alma a arreglar problemas ajenos".

En esta línea, y tras agradecer las muestras de condolencia llegadas desde diferentes instituciones como el Consulado de Marruecos, país natal del homicida, urgió a no permanecer "impasibles" ante hechos como el ocurrido ayer en el número 110 de la calle Natalio Rivas y alzar "nuestras voces" para exigir el cese de una violencia, por la que la corporación local ha decretado un día de luto y ordenado que las banderas ondeen a media asta y cuelguen crespones negros en los balcones.

La autopsia practicada al cadáver de Manuel L., el hombre de 34 años asesinado en el rellano de su vivienda por su ex marido en Adra (Almería) en la víspera del tercer aniversario de su boda, ha revelado que recibió varias puñaladas, al parecer con un cuchillo de monte, en el rostro y diversas partes del cuerpo además de la mortal en el cuello, que le seccionó la yugular y le causó un shock hipovolémico.

Fuentes de la Comandancia confirmaron, asimismo, a Europa Press que el homicida, un joven de 33 años identificado como E.H.Q., esperó a la víctima a las puertas del que fuera hasta el pasado mes de junio domicilio conyugal, en el número 110 de la calle Natalio Rivas. Algunos compañeros de trabajo hacían referencia a que, al parecer, comentó que el proceso de divorcio estaba teniendo "dificultades" que no se han precisado al tiempo que recordaron que en la mañana de ayer Manuel L. recibió una llamada telefónica de su ex pese a lo cual "nada hacía presagiar lo que iba a pasar".

A las 15,20 horas, Manuel L. regresaba acompañado por varias colegas del ayuntamiento donde trabajaba desde hace una década en el Área de Servicios Sociales. Una vez bajo del vehículo, se encontró con su ex compañero en el portal, quien, sin mediar palabra, se abalanzó sobre él y perpetró la agresión mortal. Después, E.H.Q. se dirigió a su turismo, estacionado en la zona, y puso rumbo a la zona rural conocida como La Parra. Allí, en la pared lateral de un invernadero, se ahorcó.

La Guardia Civil, que recibió comunicación de los hechos a través de las llamadas telefónicas de un vecino y el servicio unificado de emergencias 112, activó un amplio dispositivo con controles de tráfico para intentar localizar al autor del crimen.

Poco después de las 18,00 horas, y gracias a los datos aportados por un vecino, que le identificó por una fotografías, los agentes hallaban el cuerpo sin vida de E.H.Q. y el arma homicida, un cuchillo de monte, en el interior de su vehículo.

Manuel L. y su asesino, quien tenía esposa en Marruecos, contrajeron matrimonio el 15 de abril 2006. Según la Comandancia, no consta que la víctima hubiese interpuesto denuncia por malos tratos ni antecedentes en la pareja, que inició el trámite de divorcio el pasado mes de junio. Residía en Adra desde hacía años pese a ser natural de Alcudia de Monteagud, un pequeño municipio almeriense de apenas 148 habitantes.

(EUROPA PRESS)