Unos 200 agentes de las BESCAM recibirán formación en violencia de género para saber actuar en situaciones de riesgo

Granados y Adrados inauguran el primero de estos cursos, desarrollados en la Academia de Policía de la Comunidad

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Casi 200 agentes de Policía Local encuadrados en las Brigadas Especiales de Seguridad de la Comunidad de Madrid (BESCAM) van a recibir formación especializada en materia de violencia de género para mejorar la respuesta policial ante las situaciones de riesgo que sufren las víctimas de malos tratos.

Así lo anunciaron hoy el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, y la consejera de Empleo y Mujer, Paloma Adrados, durante la inauguración del primero de estos cursos, que se desarrollan en la Academia de Policía de la Comunidad de Madrid.

Los cursos sobre 'Intervención policial ante la violencia de género' se han incluido este año en la oferta formativa de la Academia y forman parte de las actuaciones previstas dentro del acuerdo de colaboración suscrito el pasado mes de julio entre las consejerías de Presidencia, Justicia e Interior y Empleo y Mujer, que incluye una serie de acciones conjuntas y coordinadas cuyo objetivo es ofrecer una mayor protección a las víctimas de violencia de género de la región.

Entre otros aspectos, este acuerdo de colaboración prevé la creación, por parte de los Ayuntamientos integrantes del Proyecto BESCAM, de unidades de la Policía Local especializadas en la atención y protección alas mujeres víctimas de malos tratos, cuyos miembros están recibiendo la mencionada formación específica.

FORMACIÓN BÁSICA Y AVANZADA

Así, los profesionales proporcionados por la Consejería de Empleo y Mujer --entre los que se encuentran expertos en materia de igualdad, magistrados, fiscales y abogados del turno de oficio- son los encargados de impartir esta formación a los agentes a través de dos cursos, el primero de nivel básico y el otro de nivel avanzado.

Los 120 agentes que se han inscrito en las tres ediciones previstas del curso de nivel básico adquieren conocimientos básicos sobre violencia de género con el objetivo de optimizar la atención y protección que ofrecen a las víctimas de maltrato. Estos agentes reciben 20 horas de formación en conceptos relacionados con la violencia de género y la igualdad de oportunidades, sobre los aspectos legales de la violencia de género y la protección judicial a las víctimas o acerca del sistema de prevención y asistencia integral que ofrece la Comunidad de Madrid a las víctimas de esta violencia, entre otros contenidos.

El curso de nivel avanzado -que cuenta con dos ediciones en las que se han inscrito 71 agentes- profundiza en los conocimientos, actitudes y habilidades que necesitan los agentes para realizar de manera óptima una intervención policial ante un delito de violencia de género. Las estrategias psicosociales de atención a las víctimas del maltrato --información, orientación, denuncia, protección a la víctima, cómo reaccionar en situaciones de crisis-- o el funcionamiento interno de una unidad de violencia de género en la Policía Local forman parte de los contenidos de esta acción formativa avanzada.

Asimismo, se prevén seminarios en violencia de género para jefes de plantilla y policía oficiales impartidos, como el resto, por personal especializado. La Consejería de Empleo y Mujer también trabaja en formar a abogados de oficio y en la realización de postgrados para las personas que trabajan en combatir esta lacra.

MÁS DE 150 BRAZALETES ANTIMALTRATO

Granados destacó la importancia de estos cursos de formación en casos de violencia de género, en los que las mujeres son especialmente vulnerables y en los que es de máxima importancia que los agentes de la Policía actúen de una forma adecuada y eficaz, tanto con el agresor como con la víctima.

Entre otras acciones contra la violencia doméstica puestas en marcha por la Consejería de Justicia destacó que ya se han activos un total de 155 brazaletes antimaltrato, así como la implantación de 17 juzgados contra la violencia de género, 10 de ellos en la capital. "El Ministerio nos ha concedido otros dos y vamos a seguir solicitando más y que sean cada día más útiles", agregó.

Por su parte, Adrados subrayó que el acuerdo de colaboración entre ambas consejerías "establece unos criterios básicos de actuación y coordinación que permitan optimizar los recursos humanos y materiales de las BESCAM para garantizar el cumplimiento eficaz de las medidas judiciales de protección de las víctimas de violencia de género, proporcionándoles una respuesta policial especializada en la atención y rápida ante las situaciones de riesgo que puedan amenazarles".

También se pretende facilitar a las víctimas información clara y accesible sobre todos los recursos que la Comunidad de Madrid pone a su disposición para ayudarlas a salir de la situación de violencia que están viviendo, así como establecer procedimientos rápidos y seguros de intercambio de información entre los 111 Cuerpos de Policía Local adheridos al proyecto BESCAM y los 50 Puntos Municipales del Observatorio Regional de la Violencia de Género repartidos por toda la región.

"Estos puntos ofrecen atención social, laboral, jurídica y psicológica a las víctimas, que según sus necesidades son derivadas a los distintos recursos especializados integrados en la Red de Centros y Servicios para mujeres de la Comunidad de Madrid", recordó la consejera.

MÁS CURSOS ESPECIALIZADOS

Estos cursos de formación especializada se complementan con otros que también tiene la Academia de Policía en marcha, cuyo objetivo es que los agentes de Policía Local dispongan de la mejor formación y herramientas para atajar este problema.

Entre ellos está el de Defensa personal policial femenina y violencia de género, en el que los agentes aprenden técnicas específicas de autoprotección y mejoran las técnicas de control del estrés de la mujer ante situaciones de violencia de género, además de los de intervención con entrada en lugares cerrados y de negociación e intervención en situaciones de crisis en el interior de inmuebles, donde se presta una atención especial y se simulan situaciones de crisis por violencia de género, entre otros.