El servicio de teleasistencia domiciliaria de la Diputación de Pontevedra prestó ayuda a 1.438 personas en 2008

PONTEVEDRA, 20 (EUROPA PRES) La Diputación de Pontevedra presentó hoy la memoria del Servicio Provincial de Teleasistencia Domiciliaria, que terminó el año 2008 con un balance de 1.438 terminales instalados en los hogares de otros tantos usuarios en activo. Los datos reflejan que, de este total de 1.438 beneficiarios, 1.358 son titulares del servicio, 55 son beneficiarios con Unidad de Control Remoto (UCR) y 25 son beneficiarios sin UCR. De los 1.358 titulares de este servicio, 1.355 son mayores de 60 años; 20 presentan alguna discapacidad física; dos tienen discapacidad psíquica y uno, discapacidad sensorial. En cuanto a los beneficiarios con UCR, 50 de ellos son mayores de 60 años; cuatro, discapacitados físicos y uno presenta discapacidad psíquica. En lo que respecta a los beneficiarios sin UCR, soy un total de 25. De estos, 22 son mayores de 60 años y tres, discapacitados, un físico, un psíquico y otro sensorial. La Teleasistencia Domiciliaria es un servicio que, durante las 24 horas del día y al largo de los 365 días del año, a través de la línea telefónica y con un equipamiento informático situado en el centro de atención y en el domicilio del usuario, permite a mayores, enfermos o discapacitados, entrar en contacto con los operadores del centro de atención mediante el simple mecanismo de pulsar un botón de un dispositivo (medallón o pulsera). Así, profesionales capacitados le darán respuesta a la crisis presentada o movilizarán recursos humanos o materiales. Son susceptibles de ser usuarios de este servicio las personas que viven solas, que conviven con otra de más de 65 años, que padecen enfermedades, o cualquier persona en situación de riesgo. El número total de alarmas recibidas a lo largo del año 2008 fue de 21.186 mientras que el número de agendas ascendió a un total de 6.068. Durante este año 2009, la Diputación seguirá manteniendo el número de altas en cada uno de los municipios de la provincia de Pontevedra, de acuerdo con el convenio firmado con el Imserso-Femp, para que los usuarios que lo deseen podan seguir permaneciendo en sus propios hogares, evitando su aislamiento social. Con ese objeto, continuará trabajando a lo largo del año para la creación de recursos sociales que permitan mejorar la calidad de vida de estos colectivos.