Aguirre y el alcalde de Fuenlabrada se enzarzan en dos ocasiones ante los medios por diferencias de criterio

FUENLABRADA, 12 (EUROPA PRESS) La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde de Fuenlabrada, Manuel Robles, se enzarzaron hoy en dos ocasiones en una comparecencia ante los medios por diferencias de criterio: la primera por la cacería que compartieron el fin de semana el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, y el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, y la segunda por los datos que estaba ofreciendo Aguirre sobre el municipio que, a juicio del primer edil, eran erróneos. El consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid se trasladó hoy a la localidad de Fuenlabrada para celebrar allí su reunión semanal de manera excepcional, al igual que se ha hecho en ocasiones anteriores en Móstoles, Alcalá de Henares, Getafe, Villaverde, Parla, Valdemoro, Collado Villalba, Boadilla del Monte y Manzanares el Real. Tras la reunión, Aguirre y su vicepresidente, Ignacio González, ofrecieron una rueda de prensa para dar cuenta de los acuerdos alcanzados esta semana. A esta comparecencia se sumó el primer edil de Fuenlabrada, que aprovechó la ocasión para recordar al Gobierno regional sus demandas en materia de Educación, Sanidad, Transportes y Economía y Empleo. A pesar de haber dicho que la jornada de hoy serviría para poner de manifiesto ante la jefa del Ejecutivo autonómico las necesidades de los fuenlabreños, Robles no pudo evitar dirigirse a Aguirre en dos ocasiones para manifestarle su punto de vista en algunas de las cuestiones que ella previamente había expuesto, como su opinión sobre la cacería de Bermejo y Garzón o la situación de la Sanidad en la localidad. "No estoy de acuerdo con lo que ha planteado la presidenta respecto a la célebre foto o no foto del ministro (de Justicia)", comenzó diciendo Robles, que fue interrumpido por la dirigente regional, quien puntualizó que no había hablado de la instantánea sino de una "cacería" o "montería". Después de insistir en que no quería "que nada ocupase otro tema de atención" que no fueran sus vecinos en la rueda de prensa de hoy, el primer edil volvió a interpelar a Aguirre al decir irónicamente que las personas que trabajan con ella no le habían pasado "bien los deberes" respecto a la ciudad de Fuenlabrada. "Espero que la próxima vez, los consejeros le pasen bien los datos. Sé que no es responsabilidad de la presidenta, evidentemente no se lo achaco a ella, pero que le pasen bien los datos y los deberes", reclamó el regidor, a lo que la presidenta, que reconoció que las cifras que poseía podían contener algún error, contestó: "No aproveche para contestarme a mí. Aquí estamos en turno de preguntas de los periodistas". Robles volvió a insistir, especialmente con los detalles referidos a la Sanidad. Así, mencionó que un documento elaborado por la propia Consejería de Sanidad reconoce la falta de médicos en la ciudad. Sobre este asunto, Aguirre apuntó que ella no había dicho lo contrario, pero precisó que se había centrado más en la necesidad de pediatras, "que no los hay", y en la importancia de acabar con el 'numerus clausus' en las facultades de Medicina. "Presidenta, no voy a entrar en polémica", acertó a decir el alcalde, quien reiteró que a Aguirre le habían pasado mal los deberes y que él mismo se encargaría de aportarle los datos correctos al respecto. "Todo el mundo puede equivocarse", zanjó la presidenta, quien dio por finalizada la conversación dando paso a nuevas preguntas de los periodistas.