Barcelona quita a 18 familias los puntos de proximidad a la escuela por falsear su empadronamiento

BARCELONA, 23 (EUROPA PRESS) El Consorcio de Educación de Barcelona (CEB) ha quitado a 18 familias los puntos de proximidad a la escuela de sus hijos tras constatar que se produjo un fraude en el empadronamiento de los alumnos en este curso escolar --2008-2009--. "Como consecuencia de estas actuaciones dejaron de ir a la escuela, volvieron al domicilio original, cambiaron de escuela o les obligamos cambiar de escuela", explicó hoy la concejal de Educación del Ayuntamiento de Barcelona, Montserrat Ballarín. Este fraude afectó a nueve escuelas de Barcelona, algunas de ellas fueron centros "con fama histórica" --de los que no quiso revelar el nombre--, y las investigaciones por falsear el empadronamiento se iniciaron contra 98 familias. La nueva normativa de matriculación de la Conselleria de Educación de la Generalitat, que ya aplicaba el CEB desde hace un año, contempla expulsar a principio de curso a los alumnos que hayan falseado su domicilio si se detecta el fraude antes de que hayan empezado las clases. En caso que se detecte el fraude a medio curso, los alumnos son expulsados al siguiente. Las asociaciones de padres y madres (AMPAS) son especialmente sensibles a este fraude, ya que según Ballarín la detección de estos casos se hizo mayoritariamente a través de denuncias de padres que detectaron "que en la escuela apareció una nueva familia que no pertenecía al entorno de proximidad", de las 3.500 áreas de proximidad predefinidas que establece la concejalía. "Continuaremos siendo muy firmes contra el fraude en el empadronamiento para obtener más puntos de proximidad", advirtió Ballarín, quien hoy dio el pistoletazo de salida a la preinscripción escolar del próximo curso, en el que se incorporarán 13.500 familias a P3, con una oferta de 13.800 plazas, y unos 6.500 alumnos pasarán de Primaria a Secundaria en Barcelona --con 6.700 plazas--. "Daremos cumplimiento a toda la demanda", dijo Ballarín. En el caso de Primaria, pidió a las familias que se impliquen más allá de la elección de un centro. "Aquí no acaban sus responsabilidades, la educación es una tarea compartida", afirmó. Ante las críticas de colectivos de padres por el libre derecho a decidir escuela, Monsterrat Ballarín aseguró que "todo el mundo tiene el derecho de decidir, pero éste no es un derecho ilimitado". "Están pidiendo libertad de elección cuando ponemos dinero público, y nosotros tenemos el derecho de garantizar el interés general que deriva de la correcta distribución del alumnado", puntualizó.