Costa cree que De la Vega debería explicar de forma "razonable" su empadronamiento en Beneixida, en lugar de querellarse

VALENCIA, 21 (EUROPA PRESS) El secretario general del Partido Popular de la Comunitat Valenciana (PPCV), Ricardo Costa, destacó hoy que la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, debería dar "una explicación razonable" sobre su empadronamiento en Beneixida (Valencia), "en lugar de querellarse". El responsable popular realizó estas declaraciones en la rueda de prensa en la que compareció junto al coordinador de la campaña de las elecciones europeas del PPCV, Vicente Rambla, al ser preguntado por el empadronamiento de De la Vega en Beneixida para las últimas elecciones generales, que se celebraron el 9 de marzo de 2008. Costa resaltó que la Oficina del Censo Electoral "admite que, a un mes de las elecciones, cambió el censo si publicidad" y se preguntó "qué ocurre con todos aquellos ciudadanos que en España se empadronaron entre el 1 de noviembre y el 1 de diciembre" del año pasado. "Todos los que cumplieron los plazos no han tenido ahora exactamente los mismos derechos que De la Vega", manifestó. El dirigente del PPCV manifestó que De la Vega se empadronó "en una casa que no pisó en toda la campaña, que está medio en ruinas" y que no tiene "luz, agua ni gas", y reiteró que lo hizo "fuera de plazo". El secretario general de los populares valencianos consideró que "no es normal que la primera reacción de la vicepresidenta sea anunciar querellas y amenazar a los medios de comunicación y a las personas que la han denunciado". En esta línea, incidió en que María Teresa Fernández de la Vega "amenaza con ir a los tribunales cuando ella es la primera en presuntamente incumplir un precepto de la ley". Ricardo Costa aseveró que la residencia oficial de De la Vega está en Madrid y añadió que "paga sus vacaciones, a costa de los españoles, viajando por España y por el mundo". Así, puntualizó que De la Vega visitó Valencia, con motivo de la celebración de las Fallas, donde vino "en avión militar, con cuatro escoltas, dos coches y dos personas de protocolo" lo que, según dijo, supone un coste aproximado de "16.000 euros en total, que pagamos todos los españoles". Del mismo modo, hizo hincapié en que la vicepresidente del Ejecutivo central también "podría haber tenido el detalle de pasarse por las fiestas de Castellón, aunque fueran cinco minutos", apostilló.