Volvemos.org cifra en 600 los emigrantes castellanoleoneses que quieren regresar a CyL, aunque no a "cualquier precio"


VALLADOLID|
Volvemos.org cifra en 600 los emigrantes castellanoleoneses que quieren regresar a CyL, aunque no a "cualquier precio"

Volvemos.org cifra en 600 los emigrantes castellanoleoneses que quieren regresar a CyL, aunque no a "cualquier precio" VALLADOLID | EUROPA PRESS

Cerca de 600 castellanoleoneses que han emigrado al extranjero están dispuestos a volver a la Comunidad aunque "el talento no regresará a cualquier precio", ha advertido, en declaraciones a Europa Press, Raúl Gil Benito, uno de los impulsores de la plataforma Volvemos.org, cuyo objetivo es facilitar el retorno y la inserción laboral de emigrantes españoles.

Para ello, este portal web, gestionado por Raúl Gil Benito, Diego Ruiz y Sebastien Sanz, pone en contacto a empresas ubicadas en España con personas que residen en el extranjero y desean volver a su país natal. En su buscador de empleo se han publicado más de 300 ofertas de trabajo en poco más de un año de proyecto, pero también han sido rechazadas alrededor de 150 por estar por debajo de los "mínimos".

Su filosofía también pasa por poner de relieve la experiencia migratoria, ya que a su juicio, residir en el extranjero es algo "muy positivo" tanto a nivel profesional como personal, porque aporta un idioma nuevo, una especialización, el conocimiento de otra cultura y, además, supone "salir de la zona de confort", ha detallado Gil Benito.

En este sentido, uno de los principales objetivos de los gestores de Volvemos.org consiste en concienciar a los emigrantes sobre las nuevas capacidades y el talento adquiridos como consecuencia de haber residido en un país extranjero. Por esta razón, Gil Benito ha pedido que cuando se hable de retorno del talento no se tengan en cuenta únicamente los logros académicos, sino también las habilidades culturales, sociales e idiomáticas derivadas de la "resiliencia", la capacidad de superar esas barreras que, en algunos casos, supone el choque cultural.

El gestor de la plataforma ha admitido que muchas empresas ya valoran este nuevo perfil, sin embargo, también ha advertido de que los emigrantes no volverán a "cualquier precio", razón por la que no publican ofertas que no cumplan unas condiciones "dignas", no sólo en cuanto al salario, sino también, por ejemplo, en lo que respecta a la duración del contrato, pues si este supone una permanencia inferior a dos años, "no merece la pena" volver.

CICLOS VITALES

La media de edad del emigrante español que decide volver, según la base de datos de Volvemos.org, es de 35 años. Ante este dato, Gil Benito ha destacado que el retorno no responde tanto a ciclos económicos sino a ciclos vitales. Por eso, quienes se fueron por la crisis se encuentran en el momento de decidir si vuelven a casa o construyen su vida en el extranjero.

Los emigrantes españoles que han manifestado su deseo de volver lo han hecho desde 80 países diferentes, encabezados por Reino Unido, donde reside un 29% del talento huido, seguido de Alemania (16%), Francia (7%), Chile y EEUU.

Además, sus perfiles profesionales son muy diversos, aunque Gil Benito ha reconocido que aquellos que hayan estudiado letras lo tendrán "más complicado" para volver puesto que el 80% de las empresas buscan un currículum "técnico, tecnológico o comercial", mientras que las ofertas de humanidades son la "excepción".

CASTILLA Y LEÓN QUIERE RECUPERAR SU TALENTO

Según la base de datos de la plataforma, un total de 6.783 españoles que reside en el extranjero ha manifestado su deseo de volver. De ellos, en torno al 10% son castellanoleoneses, como es el caso de Andrea Casado, una vallisoletana que reside en Bruselas desde que, en 2010, le ofreciesen un contrato en la empresa donde realizaba prácticas Erasmus. Ahora, trabaja como jefa de Relaciones Públicas en una cadena hotelera "irónicamente" española.

Entre 2007 y 2015, han retornado a Castilla y León, según datos del INE, 11.512 emigrantes, sin embargo, sólo el éxodo de los dos últimos años suma un total de 15.456 cerebros fugados en una comunidad en la que cada vez se hace más difícil frenar la hemorragia de la despoblación.

Al mismo tiempo, Castilla y León es también es uno de los territorios más interesados, no sólo en cerrar la herida, sino en recobrar el talento perdido. No en vano, la primera administración con la que ha trabajado la plataforma ha sido el Ayuntamiento de Valladolid, que ha aprobado en abril de 2017 su Plan de Retorno del Talento con un presupuesto total de 500.000 euros.

Por otro lado, han colaborado con la Junta de Castilla y León, que ofrece subvenciones similares, aunque de cuantía inferior --hasta un máximo de 3.000 euros por persona--, desde 2016. Además, en el marco de esta colaboración con la Administración autonómica, Volvemos.org ha realizado una encuesta a los castellanoleoneses que residen en el extranjero para valorar y mejorar estas ayudas. De las casi 100 personas que han respondido al sondeo, la mayoría coincide en que, además de ofertar subvenciones, también es necesario garantizar el empleo.

LAS RAÍCES VALEN MÁS QUE UN BUEN SALARIO

A pesar de no haber solicitado ninguna de las ayudas porque establecen varios aspectos "ambiguos", Andrea Casado ha sido una de las participantes en esta encuesta y, entre sus proposiciones, ha reclamado un abanico más amplio de ofertas de trabajo, puesto que los trabajos están "muy encasillados", además de "un mayor esfuerzo" por parte de las instituciones. "Tendrían que haber contactado con los emigrantes de forma previa a la convocatoria de ayudas", ha afirmado la española afincada en Bruselas.

Sus razones para regresar a España, ha confesado, responden a aspectos más personales que profesionales, como su familia y sus raíces. Por el contrario, según ha explicado Gil Benito, el salario no ocupa una de las principales prioridades de los emigrantes porque son conscientes de que volver a España supone renunciar a gran parte de su sueldo.

Un requisito que sí reclama la mayoría es un proyecto laboral "acorde a sus expectativas", un espacio donde se les valore y puedan desarrollar sus capacidades, pues los que se fueron lo hicieron con cierto sentimiento de "fracaso".

CLAVES DEL ÉXITO DE UN PLAN DE RETORNO

La experiencia pionera con el Consistorio vallisoletano abrió a los impulsores de Volvemos.org la puerta para reunirse, en menos de seis meses con más de 30 administraciones y participar en siete proyectos de retorno con las regiones de Castilla y León, Castilla La Mancha y La Rioja.

El conocimiento adquirido después de asesorar a diferentes instituciones públicas, sumado a los 23 años de experiencia migratoria que aglutinan los tres gestores de la plataforma, les ha permitido, según ha explicado Raúl Gil Benito, identificar las "claves del éxito" para un plan de retorno.

La primera y más básica comienza por desarrollar una web que centralice la información con un diseño atractivo y diferente, pues la mayoría de emigrantes son jóvenes que dominan el manejo de las nuevas tecnologías.

Otro de los pilares depende, en gran medida, de las subvenciones y ayudas de las instituciones públicas aunque estas, ha puntualizado, deben ir acompañadas de unas ofertas de empleo adecuadas. Por último, es recomendable que exista un equipo de mediadores de la propia administración que se ponga en contacto con emigrantes y empresas para facilitar las contrataciones.

Sin embargo, Gil Benito también ha destacado la importancia de redactar un Plan Nacional de Retorno del Talento que centralice el regreso del talento fugado y evite la discriminación de los emigrantes cuyas comunidades no hayan previsto este tipo de situaciones.

"Es absurdo que la política de retorno en España dependa de tres personas", ha apostillado el impulsor de Volvemos.org, quien ha gestionado desde febrero de 2016 y de forma voluntaria la plataforma de Volvemos.org junto a sus otros dos compañeros.

En este sentido, ha puesto de relieve la necesidad de que las instituciones se impliquen en los planes de retorno, pues el sentimiento de abandono que aquellos que emigraron sienten por parte de su país será "difícil de revertir".