Franceses, estadounidenses y españoles, los ciudadanos de la OCDE que más duermen

PARÍS, 4 (EUROPA PRESS)

Franceses, estadounidenses y españoles son los ciudadanos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que más duermen, según un estudio de la organización divulgado hoy y titulado 'Panorama social 2009' que recoge los indicadores sociales de 18 miembros del llamado 'club de los países ricos'.

La duración media del sueño de los galos es de casi nueve horas, de unas ocho en el caso de los habitantes de Estados Unidos y de algo menos en España. Coreanos, japonenes y noruegos son los que tienen noches más cortas, al dormir casi una hora menos que los franceses.

Los habitantes del Hexágono son también los que más horas se pasan comiendo --más de dos al día--, el doble que los mexicanos, canadienses y estadounidenses, que se sitúan en el otro extremo del ránking. En España, la comida ocupa una media de una hora y cuarenta minutos, según el estudio, elaborado con datos de 2006.

En los países de zona OCDE se duerme una media de 8 horas y 22 minutos diarios y se dedica el 14 por ciento del tiempo a la alimentación, una media de una hora y 37 minutos.

En lo que se refiere al empleo del ocio, el informe muestra que los japoneses dedican el 47 por ciento de su tiempo libre a escuchar la radio o ver la televisión, mientras que los turcos destinan el triple que el resto de los socios de la OCDE a estar con sus amigos, el 11 por ciento.

En algunos países, como Italia, los hombres tienen 80 minutos más de ocio que las mujeres, que ocupan este tiempo en labores domésticas. Noruega es la que se presenta en este aspecto como más igualitaria porque hombres y mujeres tienen prácticamente el mismo tiempo libre.

El estudio incluye igualmente datos sobre la tasa de fecundidad, que ha experimentado un moderado incremento a partir de 2002 al pasar del 1,60 al 1,66 debido sobre todo al aumento experimentado en Reino Unido, Francia, Suecia, España la República checa explicable por el aumento del número de nacimientos en mujeres que han retrasado la edad de tener su primer hijo. También han podido influir las ayudas familiares y a las mujeres trabajadoras.

En 2006, casi el 12 por ciento de la población de la OCDE había nacido en el extranjero, aunque la importancia de la población inmigrante difiere mucho en función de los países. Así, en más de la mitad de los países de la zona, este tipo de población supera el 10% de la población total.