Las enfermedades cardiovasculares y los tumores, principales causas de muerte en la Región de Murcia en 2007

Murcia fue la segunda comunidad autónoma con mayor tasa estandarizada de mortalidad, con 818,9 fallecidos por cada 100.000 habitantes

MURCIA, 26 (EUROPA PRESS)

Las enfermedades cardiovasculares y los tumores fueron las dos principales causas de muerte en la Región de Murcia en 2007, según datos recogidos por Europa Press del informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) 'Defunciones según la Causa de Muerte', publicado este mes de abril, que constata que se produjeron durante ese año un total de 10.072 muertes, lo que supone un 3,7 por ciento más que el año anterior, con 9.708 fallecidos.

Del global de decesos registrados en la Región, 5.421 fueron de hombres y 4.651 de mujeres. Y es que, las enfermedades también inciden de forma distinta según el sexo, ya que las cardiovasculares causan proporcionalmente más muertes entre las mujeres que entre los hombres, pues los decesos femeninos fueron 1.788 frente a los 1.622 masculinos.

Sin embargo, los tumores inciden mortalmente más en los hombres (1.563 fallecimientos) que en las mujeres (916). Incluso, por tipos de tumor, las diferencias están presentes. Y es que, en este apartado la mayor mortalidad entre varones fue por tumor maligno de tráquea, de los bronquios y del pulmón (426 fallecidos), tumor maligno de colon (142), tumor maligno de próstata (130) y tumor maligno de sitios mal definidos, secundarios y de sitios no especificados (107).

Por contra, el que causó más defunciones en las mujeres fue el tumor maligno de mama, con 140 decesos, seguido del tumor maligno de colon (124), tumor maligno de sitios mal definidos, secundarios y de sitios no especificados (81), y tumor maligno de tráquea, de los bronquios y del pulmón (65).

A su vez, llama la atención el elevado número de mujeres que fallecieron por diabetes mellitus (134), a consecuencia de la enfermedad de Alzheimer (189), de enfermedades del riñón y del uréter (129), trastornos mentales orgánicos, senil y presenil (135) y de septicemia (59). En cambio, por diabetes mellitus fallecieron 84 hombres, de Alzheimer 90, de enfermedades del riñón y del uréter 113, de trastornos mentales orgánicos, senil y presenil 63 y de septicemia 29.

De hecho, los varones resultaron más afectados por cirrosis y otras enfermedades crónicas del hígado (128), por otras enfermedades del sistema digestivo (137), y por todo tipo de enfermedades del sistema respiratorio (762 decesos entre los hombres frente a los 492 entre las mujeres).

En cuanto a las causas extremas de mortalidad, que en el caso de los hombres registró 379 fallecidos, la principal fueron los accidentes de tráfico (121), suicido y lesiones autoinfligidas (85), ahogamiento, sumersión y sofocación accidentales (39), caídas accidentales (38), envenenamiento accidental por psicofármacos y drogas de abuso, así como otros accidentes (ambos con 26), otros accidentes de transporte (17), homicidios (13), complicaciones de la atención médica y quirúrgica (7), otros envenenamientos accidentales (4), eventos de intención no determinada (2), y accidentes por fuego, humo y sustancias calientes.

En las mujeres, sólo 134 perdieron la vida por causas extremas de mortalidad, y aunque los accidentes de tráfico lideraron este ranking, con 44 fallecidos, la cifra es tres veces inferior que entre los hombres. A continuación se sitúa el ahogamiento, sumersión y sofocación accidentales (39), con unos datos muy similares a los de los varones, al igual que las caídas accidentales (16). También fueron 16 las muertes femeninas por suicidio y lesiones autoinfligidas (cinco veces inferior a las masculinas), mientras que se computaron cinco muertes tanto por homicidio como por otros accidentes.

Por envenenamiento accidental por psicofármacos y drogas de abuso murieron cuatro mujeres, siendo las complicaciones de la atención médica y quirúrgica, los eventos de intención no determinada, otros envenenamientos accidentales, y otros accidentes de transporte causaron un deceso en cada apartado.

POR COMUNIDADES.

Además, la Región de Murcia fue la segunda comunidad autónoma, tras la ciudad autónoma de Ceuta y Andalucía, con mayor tasa estandarizada de mortalidad, con 818,9 fallecidos por cada 100.000 habitantes, muy superior a la tasa de 766,2 decesos por cada 100.000 habitantes de la media nacional.

Las tasas estandarizadas representan el número de fallecidos teóricos por cada 100.000 habitantes que habría en una comunidad si todas tuvieran la misma estructura de población. Y es que, las tasas brutas están afectadas por la estructura de edad de cada comunidad, de manera que una región muy envejecida tendrá más fallecimientos que otra cuya estructura de edad sea más joven. De ahí que Melilla, Murcia o Canarias, que tienen tasas brutas más bajas, se sitúen entre las CCAA con tasas estandarizadas más elevadas.

DATOS NACIONALES.

En el conjunto del país, las enfermedades cardiovasculares (32,2%) fueron la primera causa de muerte en 2007, seguidas de los tumores (26,8%) y las patologías del sistema respiratorio (11,43%). En España se produjeron durante ese año, un total de 385.361 muertes, 13.883 fallecimientos más que en 2006.

En concreto, durante 2007 se produjeron casi 859 muertes por cada 100.000 habitantes, lo que supuso un aumento del 1,9 por ciento respecto a 2006, que fue del 810,9 entre las mujeres y de 907,8 entre los hombres. Por enfermedades, las patologías isquémicas y cerebrovasculares causaron 124.126 fallecimientos; los tumores 103.329 y las enfermedades respiratorias unas 44.029 muertes.

Entre las causas de fallecimiento más frecuentes, la única que descendió de forma significativa fue los accidentes de tráfico, que ocasionaron 3.811 fallecimientos en 2007, un 8,0 por ciento menos que en 2006. Por su parte, se mantuvieron estables las defunciones por sida, con 1.313 fallecimientos frente a las 1.315 del año anterior.

El aumento de las enfermedades respiratorias fue la principal causa del aumento general de la mortalidad en 2007, sobre todo debido a que, en 2006, las defunciones por enfermedades respiratorias descendieron por la elevada mortalidad registrada en 2005 a raíz de la alta incidencia de la gripe. Si se compara la mortalidad de 2007 por enfermedades respiratorias con la mortalidad del quinquenio 2002-2006, se observaría un incremento menor, del 4 por ciento.

EL CÁNCER DE MAMA, CASI 6.000 MUERTES

Por sexos, en 2007 murieron un total de 201.136 hombres, con un aumento del 3,6 por ciento respecto al año anterior; y un total de 184.225 mujeres, lo que significa un aumento del 3,9% frente a 2006.

Entre las mujeres, las principales causas de defunción fueron las enfermedades cerebrovasculares (18.964), que disminuyeron un 0,4 por ciento respecto a 2006; las enfermedades isquémicas del corazón (15.974) y la insuficiencia cardíaca (13.060). En cuarto lugar destacaron las muertes por demencia (7.909) y por Alzheimer (6.971)

Entre los tumores, el que más muertes de mujeres generó fue el de mama (5.983, un 0,5% más que el año anterior), que se situó en el sexto lugar por mortalidad, y el de colon (con 4.493 mujeres fallecidas, 4,9% más que en 2006), en el noveno puesto. El cáncer de bronquios y pulmón mató a 2.797 mujeres, un 6,2 por ciento más que en 2006.

Para los hombres, las principales causas de muerte fueron las enfermedades isquémicas del corazón (21.248); el cáncer de bronquios y pulmón (17.178, un 1,8% más que en 2006) y las cerebrovasculares (14.070). Le siguieron las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores (11.785) y la insuficiencia cardíaca (7.032). En séptimo y octavo lugar se situaron, como causas de mortalidad, el cáncer de colon (5.916) y el de próstata (5.584).