Colombia.-La posible existencia de minas frena la llegada de una comisión al lugar donde murieron 18 indígenas colombianos

BOGOTÁ, 10 (EUROPA PRESS) Las dificultades del terreno y el temor a la existencia de minas anti persona ha provocado el retraso de la llegada de una comisión integrada por miembros de Policía y del Ejército al departamento colombiano de Nariño (fronterizo con Ecuador), donde presuntamente 18 indígenas han sido asesinados a manos de guerrilleros de las FARC, según informaron anoche las autoridades civiles. La Comisión, integrada por dos delegados de la gobernación y dos indígenas, no logró llegar a la comunidad Tortugaña ante las difíciles condiciones de la región, por lo que se convocó una reunión de urgencia en la que se decidió que sólo el Ejército viajará al área y una vez se verifique que el terreno es seguro y no supone peligro de vida para el resto de autoridades, entonces se garantizará su entrada. El comandante de la Policía regional, el coronel William Montezuma López afirmó que hombres de la Brigada 29 con sede en Popayán, viajaban en estos momentos por la región para llegar en las próximas horas al sitio en el que se habría registrado la masacre. Asimismo, fuentes militares citadas por Caracol Radio, señalaron que la zona es pantanosa, y que además corren el riesgo de pisar minas antipersona colocadas estratégicamente por los caminos por los que se desplazan las autoridades, por lo que ha impedido la llegada de la delegación para recuperar los cuerpos y prestar ayuda humanitaria a la comunidad. Las operaciones en la zona son coordinadas por el comandante de la Tercera División del Ejército General Justo Eliseo Peña, quien se desplazará al lugar de los hechos en breve para aclarar la situación.