Muere un padre indígena awá y quedan heridos sus tres hijos en un campo minado de las FARC

  • Bogotá, 5 abr (EFE).- Un indígena de la etnia awá murió hoy mientras sus tres hijos, menores de edad, resultaron heridos al ingresar en un campo minado instalado por las FARC en el suroeste de Colombia, informaron fuentes aborígenes.

Bogotá, 5 abr (EFE).- Un indígena de la etnia awá murió hoy mientras sus tres hijos, menores de edad, resultaron heridos al ingresar en un campo minado instalado por las FARC en el suroeste de Colombia, informaron fuentes aborígenes.

La víctima mortal fue identificada como Ermes Nastacuás, quien fue destrozado por el impacto de un artefacto explosivo en zona rural del departamento de Nariño, en la misma área por donde la "minga humanitaria" (marcha) caminó la semana pasada, añadieron las fuentes.

La Autoridad Nacional de Gobierno Indígena de Colombia (Onic) y la Unidad Indígena del Pueblo Awá (Unipa) denunciaron este domingo la muerte del nativo y las graves heridas sufridas por sus tres hijos.

Las organizaciones indígenas denunciaron también que las minas antipersonales fueron "colocadas por la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Los hijos de Nastacuás deben ser traslados a un centro médico de Tumaco, señalaron las dos asociaciones aborígenes.

Onic y Unipa formularon llamados "al Gobierno nacional y los organismos de atención humanitaria para que de manera inmediata puedan facilitar los medios para el traslado de los heridos y la atención médica y humanitaria de los compañeros awá".

Asimismo, condenaron y rechazaron "este acto de violencia, donde nuevamente vuelven a ser víctimas nuestros hermanos indefensos".

La muerte de Nastacuás y las heridas a sus hijos se producen cinco días después de concluir una marcha de unos 600 awás que se internaron en la selva desde el pasado 23 de marzo para recuperar los cadáveres de miembros de esa etnia asesinados por las FARC.

La marcha, como la muerte hoy de Nastacuás, se registró en área del resguardo Tortugaña-Telembí, en jurisdicción del municipio de Barbacoas, a unos 700 kilómetros de Bogotá, zona sembrada de minas por la guerrilla.

La "minga humanitaria" se internó en la selva para buscar a un total de 17 de sus compañeros asesinados y desaparecidos, entre ellos dos mujeres embarazadas, desde los primeros días de febrero.

Las FARC admitieron en un comunicado público el pasado 17 de febrero que ejecutaron a ocho de los indígenas a los que acusó de colaborar con el Ejército.