Caja Madrid ayudará en Ciudad Real a que las personas con discapacidad intelectual sean más autónomas

CIUDAD REAL, 14 (EUROPA PRESS)

Obra Social Caja Madrid ha firmado dos convenios de colaboración con la Asociación Regional de Afectados de Autismo y Otros Trastornos del Desarrollo (AUTRADE) y la Asociación para la Promoción Socio-laboral de las Personas con Discapacidad Psíquica (LABORVALÍA), ambas de Ciudad Real, con el propósito de ayudar a las personas con discapacidad a llevar una vida autónoma, según sus propios deseos, mejorando su calidad de vida, es uno de los principales objetivos de dicha vivienda

Según informó Caja Madrid en un comunicado, el convenio con Asociación Regional de Afectados de Autismo y Otros Trastornos del Desarrollo (AUTRADE) beneficiará a un total de 192 personas de la provincia.

Dicho convenio es para la puesta en marcha de un programa de apoyo a la integración de personas afectadas de autismo y/o trastorno generalizado del desarrollo y de sus familias de Ciudad Real. El objetivo del mismo es procurar la igualdad de oportunidades para las familias que poseen algún hijo con esta enfermedad y que por diferentes motivos no pueden desplazarse a centros especializados.

El proyecto se basa en la realización de actividades de apoyo, asesoramiento y formación a los familiares y sesiones terapéuticas individualizadas o grupales para los afectados.

De otro lado, con el convenio con la Asociación para la Promoción Socio-laboral de las Personas con Discapacidad Psíquica (LABORVALÍA) se pondrá en marcha una vivienda tutelada para 6 personas con discapacidad intelectual en Ciudad Real.

Dicha vivienda cuenta con la supervisión de educadores que trabajan las habilidades sociales y fomentan la autonomía de las personas con discapacidad intelectual beneficiarias para que puedan vivir de forma autónoma y compatibilizarla con el trabajo.

De esta manera la vivienda tutelada pretende contribuir, a través del fomento de la ocupación, a una mayor y más efectiva participación en la vida social; ayudar a las personas con discapacidad a llevar una vida autónoma, según sus propios deseos, mejorando su calidad de vida, y permitir experiencias de vida acordes y apropiadas a la edad, nivel de funcionamiento y necesidades de aprendizaje de la persona usuaria del servicio.

Asimismo, intenta fomentar la motivación de los usuarios hacia la formación y el empleo, y potenciar sus posibilidades de promoción. Promover la convivencia, solidaridad y ayuda mutua entre los beneficiarios.